Los reyes y el bacará

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

El juego y la aventura

Los reyes y el bacará

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Juegos de viaje y aire libre

Los reyes no tenían que jugar al bacará, pero lo hacían.

En el mundo de la Europa feudal, los reyes y emperadores lo tenían todo; entre otras cosas, eran los dueños o propietarios de todas las tierras que les viniera en gana y que por supuesto, pudieran defender. Pero para eso hallaron la solución más sencilla, igual a lo que sucede hoy en día: Tercerizaban la administración de diversas extensiones de terreno.

Claro que si a un rey se le ocurría construir una residencia para él en las orillas de un lago donde habitaban algunos villanos, pro supuesto que lo hacía: si los villanos le molestaban, simplemente los desalojaba. Tenía el poder legal para ello y nadie lo podía discutir.

Para eso se hacían los nombramientos de los nobles, y estas personas eran las que poseían - en concesión real - las tierras que la gente común debía laborar como vasallos, mientras que el producto de la tercera parte de su trabajo lo debían entregar a los señores, en concepto de impuestos. Los señores feudales debían proporcionar fuerzas militares y estar en condiciones de defender los territorios que administraban.

Los que se convertían en sirvientes o siervos de la gleba eran esencialmente personas que no podían convertirse en concesionarios de tierra por carecer de los recursos necesarios o del favor de los reyes u otros nobles.

Y esto demuestra que el ser rey o reina era un excelente negocio, pues todos trabajaban para ellos, y si bien era en sí un puesto que requería de trabajo, no cabe duda alguna de que tenían tiempo libre, y también que jugaban al bacará, incuso cuando debían estar atendiendo cuestiones de estado.

Ahora las cosas han cambiado un poco, aunque la vida diaria de la gente común no se diferencia tanto de la de la gente común en tiempos medievales.

El bacará es un juego que se originó entre los aristócratas y mercaderes italianos del medioevo tardío en Italia. Muy pronto empezó a difundirse a través de las rutas comerciales de la época y los nobles y aristócratas de otros países empezaron a jugarlo también. Alemania - o mejor dicho, los pequeños estados alemanes - fue uno de los países que recibió el juego.

Hoy en día el bacará continúa siendo una especie de símbolo extraoficial de la aristocracia aunque por supuesto, no hace falta ser un noble para jugarlo. Pero el hecho es que el juego ha cambiado poco desde entonces, y algunos de los que lo juegan tampoco lo han hecho: Tomemos por ejemplo a la nobleza alemana, la cual tiene títulos y rangos de manera similar a muchos países que antes eran monarquías. Esos títulos y rangos hoy poseen un valor mayormente anecdótico, pero en el pasado eran realmente importantes.

Los títulos feudales y nobiliarios usualmente establecen una jerarquía dentro de la casta noble, pero en el caso de Alemania las cosas son distintas: Para los nobles de esa nación existe una diferencia tajante que va más allá del rango y tiene que ver con la antigüedad de los títulos de cada familia.

Ellos se dividen a sí mismos entre Uradeln o nobles antiguos, y Briefadeln o nobles recientes. Los antiguos históricamente han despreciado a los recientes tanto como a la gente común, pero lo sorprendente es el criterio que utilizan, pues para ellos, no es digno un noble que fuera armado o titulado como tal después del año 1400. Naturalmente, los nobles que existían en aquel entonces parecen haber quedado algo resentidos con los nuevos ricos que recibieron sus títulos y les fueron a empañar la fiesta.

Es posible decir mucho acerca de gente que no ha resuelto sus problemas personales por seis siglos, pero si la gente no cambia ¿por qué nos debería sorprender que los juegos tampoco lo hacen?



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com