El lado injusto del fútbol

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

El juego y la aventura

El lado injusto del fútbol

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Juegos de viaje y aire libre

Es más fácil ser árbitro fuera del estadio que dentro de él.

Cada partido de fútbol va acompañado de apuestas, de toda clase de críticas, y de esa manía de creer que todos sabemos tanto o más que cualquier jugador o director técnico. Está claro que más de una vez, si miramos las cosas sentados cómodamente desde un sillón gracias a la ayuda de una cámara que filmó todo con una visión global, estaremos tentados a criticar a los árbitros si se equivocan.

Lamentablemente todos estos factores hacen que el fútbol tienda a ser un deporte muy injusto: a la gran responsabilidad del árbitro, que evidentemente no puede estar en todos lados y no tiene cámaras que apoyen su tarea, se suma la "laxitud", las pobres o poco estrictas reglas que rigen este deporte.

Por poner un ejemplo de esta injusticia en el reglamento del fútbol, está científicamente demostrado que a partir de cierta distancia, es imposible que una persona (juez de línea) vea al mismo tiempo la posición de partida de la pelota y la del jugador que lo va a recibir docenas de metros más adelante, simplemente porque se encuentra fuera del campo de visión.

Es decir, en la práctica, un juez de línea o liner lo que hace es cobrar o pitar off-side, posición adelantada o fuera de juego de forma intuitiva: ve el pase cuando parte el balón, y después ve donde está el jugador que va a recibir y el resto que lo marcan unos momentos después. A partir de esa información y considerando la velocidad del jugador que va a recibir, de los jugadores que lo marcan y del balón, calcula intuitivamente cual debería haber sido la posición de estos en el momento (en el que él no los pudo ver) en que partió el balón de los pies del compañero que le hizo el pase. En función de todos estos datos, y en un milisegundo, y mientras está corriendo, el cerebro del árbitro que se encarga de marcar la posición adelantada debe tomar la decisión y ordenar a su mano levante la bandera.

Desde el punto de vista de las apuestas deportivas, sin embargo, saber todo esto hace que tengamos una relativa seguridad de lo difícil que es lograr que "arreglar" un partido de fútbol (es decir, sobornar o intimidar a los árbitros y/o a los equipos para que ganen o pierdan). Por mucho que se quiera, es tan difícil o casi imposible controlar todas las posibilidades que se dan en un juego de deporte con pelota con el pie, con un reglamento tan "light", y con tan poco control arbitral. Eso nos deja un buen margen para creer que las apuestas nunca estarán amañadas, y que todo estará en manos de nuestra suerte, y la de nuestro equipo, en definitiva.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com