P. Edronkin

Los caballos y el entretenimiento en la historia



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

Los caballos son en la actualidad animales prácticamente universales; con excepción de la Antártida, se los emplea en todos los demás continentes de muchas maneras diferentes y hasta se los puede considerar como animales domésticos. Hay excelentes caballos de todas las razas imaginables en diversos lugares del mundo, y también excelentes jinetes: los gauchos, los cowboys, vaqueros, cosacos y otros se han convertido incluso en íconos culturales, pero donde existe la tradición hípica más profunda y desarrollada es sin lugar a dudas, Asia central.

Y esto no es ninguna casualidad, pues en la Mesopotamia es donde se detectaron los primeros indicios de domesticación de los caballos para diversos tipos de usos: los Acadios desarrollaron los primeros carruajes tirados pro caballos destinados a ganar velocidad. Y no pasó mucho tiempo hasta que la posesión de caballos se transformara en un símbolo de riqueza y poder; poco después, aparecieron también las competencias y carreras de caballos y por ende, las apuestas y el juego que se relaciona con ellas.

A la equitación se la conoce como el deporte de los reyes; ciertamente que muchos reyes lo practican, y ciertamente que se trata de una actividad costosa, pero es por demás lucrativa y en muchos casos, de tan alta tecnología que puede superar a cualquier otra actividad. Esto se puede constatar, por ejemplo, visitando el Hong Kong Jockey Club y los hipódromos de la conocida ciudad, donde es posible hacer apuestas empleando una variedad de medios tecnológicos que no se encuentran disponibles en ninguna otra parte.

Pero si es por carreras, apuestas y cosas por el estilo, no todo es cuestión de dinero: en Turkmenistán, por ejemplo, se organizan carreras de caballos en las cuales los jinetes son hombres y mujeres jóvenes. Los varones compiten contra las mujeres que a ellos les gustan: si ganan, se ganan también la novia; si pierden, la joven les propina una paliza.

Y ni qué decir del polo, oriundo de Afganistán, aunque en su forma actual le debemos un gran trabajo a los ingleses; la razón es que en el polo original, en lugar de utilizarse una pelota o bola de madera, los participantes empleaban la cabeza de algún desafortunado enemigo decapitado. Hoy en día esto ya no es así, aunque en el polo afgano se emplea el cuerpo de una cabra muerta.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©