P. Edronkin

La aventura, los juegos y las apuestas



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

La aventura en cualquiera de sus formas y los juegos están íntimamente relacionados, y no porque ambas puedan ser formas para entretenerse, sino porque a lo largo del tiempo y en prácticamente todas las culturas y civilizaciones, los juegos, y particularmente los juegos por dinero, han aparecido en diversas situaciones extremas o muy difíciles, como las que pueden enfrentar los exploradores, soldados, sobrevivientes y personas expuestas a un nivel de riesgo poco habitual.

Tomemos, por ejemplo, el caso de los juegos que emplean los dados, como el craps; los dados fueron inventados en Grecia, por un tal Palamedes. Este era un militar griego que sencillamente buscaba divertirse un poco durante las interminables campañas de asedio que eran comunes en la época; el asedio de ciudades y fortalezas se hacía para debilitar a los defensores y obligarlos a rendirse o bien para debilitarlos lo más posible antes de intentar el asalto de las murallas que rodeaban a las ciudades-estado de la época.

Esto llevaba tiempo, y mientras tanto la soldadesca tenía muy poco que hacer; sin embargo, al aburrimiento generalizado se sumaba la incertidumbre por estar en una guerra y el hecho de que esto soldados de alguna manera o recibían una paga o bien podían saquear y obtener su propio botín de guerra (ver Supervivencia urbana: Saqueos). Y ellos sabían que al día siguiente podían estar muertos.

Entonces, frente a una situación extrema semejante, en la que no se sabe si se va a sobrevivir al día siguiente, es como si los bienes materiales perdieran un poco de valor. Por eso es que entre los soldados siempre el juego, las apuestas, las fiestas y hasta la contratación de prostitutas es algo tan común y perfectamente entendible dentro del contexto en el que se encuentran estos hombres.

Y se puede decir que algo similar sucede en el caso de otras personas que pueden encontrarse en situaciones extremas, como los inmigrantes totalmente empobrecidos que ingresan a un país, como ocurrió en los Estados Unidos a principios del siglo XX, situación que dio pié a la proliferación de bandas mafiosas dedicadas al juego, a las carreras de caballos, a la venta de bebidas alcohólicas, prostitución y otras cosas consideradas como inmorales o ilegales por la sociedad, pero que para las personas desesperadas tenían otro sentido completamente diferente.

Los mercaderes de caravanas, cuando estas se utilizaban ampliamente para comerciar hace algunos siglos, también eran propensos al juego y las apuestas; estas personas tenían dinero, enfrentaban riesgos y en muchos casos no volvían a sus hogares durante años. Y lo mismo puede decirse de los tripulantes de los barcos y los soldados que acompañaban a los adelantados, exploradores y conquistadores (Ver Ships of Adventure, Exploration and Survival).

Es decir, existe una relación entre el juego y la aventura que nada tiene que ver con lo moral o lo inmoral, sino con el simple hecho de tener perspectivas muy diferentes bajo situaciones límite, y tratar de distraerse un poco. Al fin y la cabo, necesidades muy humanas.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©