Radiografía del irresponsable y consecuencias para la supervivencia (III)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Conteniendo la difusión de la boludez (I)

Liderazgo y exploración

Clichés: Enemigos del pensamiento

Aristócratas o plebeyos

Ecoreligión, impuestos y cambio climático

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

Cursos y educación

3) - Irresponsabilidad, control e ineptitud

Es un hecho el que un irresponsable lo es siempre más si no se lo controla con amenaza de cierto castigo: pérdida de trabajo, puesto, privilegios o la propia responsabilidad que tiene asignada, aunque paradójicamente no la cumpla si no se lo presiona. Así, bajo cierto control de las tareas que tiene impuesta (recordemos, por propia voluntad) el irresponsables hace al menos lo mínimo posible para cumplir con lo acordado, ya que podemos distinguir dos tipos de irresponsables: el irresponsable descuidado o por inconstancia, y el irresponsable vago.

En el primer caso, al irresponsable por descuido e inconstancia la supervisión el control lo mantiene "despierto" (por decirlo de alguna forma), atento para que no "divague" y se concentre en o sea consecuente con hacer las tareas de las que es responsable. En el segundo caso, el del irresponsable vago, es quizás el más normal: como trabajar o hacer lo que uno dice es muchas veces más difícil que no hacer nada, la irresponsabilidad suele ir unida a la vagancia, a las ganas de escaquearse o evitar el trabajo del que se es responsable. Y como el irresponsable vago no es necesariamente tonto, cuando se sabe controlado, no quiere sufrir las consecuencias de su falta de responsabilidad, y por lo tanto cumple más o menos con lo que tiene que hacer. Dicho de otra forma, el irresponsable carece de la capacidad de auto-vigilarse o auto-controlarse para poder cumplir con la tarea que tiene encomendada, y en ese sentido su actitud está más cerca de la de un niño que de la de un adulto.


Los irresponsables en lugares peligrosos multiplican el peligro.
Los irresponsables en lugares peligrosos multiplican el peligro.

De todo esto fácilmente puede deducirse que, en la práctica, los irresponsables no pueden ser autosuficientes, y por lo tanto no se les pueden asignar tareas sin supervisión. Al mismo tiempo, un irresponsable no puede ser el encargado de controlar a otras personas para una tarea dada, por razones obvias. O lo que es lo mismo, un irresponsable no sólo es un pésimo subordinado, sino que es potencialmente un peor líder, ya que (entre otros problemas) nunca predicará con el ejemplo, es decir, pedirá que se haga cuando el no hace nada.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com