¿Por qué debemos aceptar la autocrítica?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

37 ideas para aprender a liderar

Supervivencia, evolución y eficacia de las dinastías: la Casa de David

La apuesta que Meir ben Barukh von Rothenburg hizo contra sí mismo

La supervivencia y continuidad de las dinastías

Normalmente son los líderes los que están por delante de su pueblo, pero a veces puede ser al revés

La estructura y los objetivos de un grupo o equipo

La trampa del final de los cursos

¿Con qué personas no hablaría un explorador extraterrestre?

Cosas relacionadas con el liderazgo

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Compartir / Favoritos

Si queremos liderar en cualquier ámbito y si queremos que nuestra sociedad funcione, es fundamental que sepamos cómo corregir nuestros errores.

La cortesía no cuesta nada pero lo da todo, eso es lo que no entienden algunos pretendidos líderes y muchas veces nosotros mismos cuando cotidianamente nos comportamos sin consideración con el prójimo. Esto, desde luego, produce inconvenientes, retrasos - pues las discusiones suelen enfrascarnos - y errores potenciados o adicionales, puesto que en un estado de exacerbación, con mucha carga de adrenalina, las decisiones que se toman suelen no ser las mejores.

Esta impetuosidad mal entendida en la que muchas veces se cae por creer que se trata de una forma de demostrar autoridad causa problemas, pero más problemas aún causa el no querer ver que así no se puede actuar en la vida esperando resultados positivos. Se habla mucho del por qué del fracaso de las cosas, de las gestiones, de los proyectos y del liderazgo, pero detrás de todas esas causas para el fracaso hay una que es capital: la falta de autocrítica. Errar es humano y por cada causa de un fracaso puede haber un aprendizaje y una corrección, pero solamente si hay capacidad para aprender, lo cual implica poseer la habilidad para escuchar y luego hacerse una autocrítica.

Vivir es como subir una montaña; vamos a tener dificultades y satisfacciones hasta que lleguemos hasta donde nos plazca. Algunos llegarán a la cima y otros se conformarán con una buena vista desde la ladera. Pero nadie puede esperar subir una montaña exitosamente sin tener que corregir el rumbo de vez en cuando. Puede ser que tengamos una ruta bien planificada pero los imprevistos aparecen, y si uno empieza a actuar obstinadamente y se niega a adaptar sus planes a la realidad, seguramente se quedará en el camino y sin una vista que le agrade particularmente.


Dedicados a la exploración, el conocimiento y la aventura.





Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com