Consejos al aire libre - Aprendiendo a sobrevivir y liderar con las primeras experiencias

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

37 ideas para aprender a liderar

Supervivencia, evolución y eficacia de las dinastías: la Casa de David

La apuesta que Meir ben Barukh von Rothenburg hizo contra sí mismo

La supervivencia y continuidad de las dinastías

Cosas relacionadas con el liderazgo

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Compartir / Favoritos

Se dice que la apertura de un juego de ajedrez suele determinar al resto de la partida; quizás eso no sea algo tan literal, pero suele ser muy importante no solamente en ese particular deporte mental sino en la vida, determinando la capacidad de sobrevivir y liderar.

Lo que muchas veces se clasifica en el lugar común de "la primera vez" hasta en el campo romántico y sexual tiene mucha más importancia que lo meramente anecdótico. La primera vez de cualquier cosa, ya sea la primera emergencia de un piloto que recién ha recibido su licencia, la primera experiencia de combate para un soldado, el primer amor, el primer puesto de responsabilidad, la primera exposición para un artista rara vez suele desarrollarse de manera perfecta pero no por ello el éxito en tales circunstancias deja de ser menor.

Salir airoso de una primera vez difícil, es decir, sobrevivirla, ya es de por sí un éxito muy importante, particularmente en el contexto de actividades que requieren de un cierto grado de elitismo, en el buen sentido del término: Liderar es algo de por sí elitista porque solamente unos pocos pueden hacerlo, la supervivencia del más apto en la naturaleza también lo es.

Los sistemas de mando o gestión jerárquicos buscan, por supuesto que esas "primeras veces" tengan lugar dentro de un contexto de autoridad pero bastante controlado. Todo nuevo líder comete errores y es importante analizarlos desde un principio sin que signifiquen daños colateral es mayores. En otras palabras, se puede ver qué clase de conducta puede tener un gerente o administrador en ascenso sometiéndolo a una prueba de liderazgo en una excursión de senderismo en vez de esperar a que se convierta en político, presidente o primer ministro de una nación y utilice a toda una sociedad como cobayo para aprender de sus errores.

Lamentablemente esa es una de las debilidades de un sistema político democrático que permite que cualquiera, pro principio, pueda llegar a semejante puesto, lo cual es de por sí buen excepto porque el concepto se ha deformado para permitir que cualquier allegue en cualquier clase de condiciones a semejantes posiciones de autoridad. Por eso es importante fomentar la capacidad de liderazgo dentro de contextos controlados que permitan exponer gradualmente a los aprendices a diversos desafíos. Las actividades al aire libre constituyen una excelente forma de lograrlo al tiempo que forman también una mayor conciencia ecológica y de contexto con el mundo.

A toda excursión y a todo evento importante dentro de la misma le debe suceder una autocrítica y una discusión o debate para ver qué falencias se han detectado y qué hábitos necesitados de cambio existen. Los humanos somos seres de hábitos y generalmente se subestima la relevancia que estos tienen en la toma de decisiones incluso mucho después de que se manifiestan visiblemente. Hasta podemos decir que en el egoísmo de un adolescente se puede predecir el capricho y la actitud irracional que va a llevar a una mala toma de decisiones décadas después.

La primera vez de lo que sea no es importante por el recuerdo romántico que después queda. Eso está muy bien pero la verdadera importancia de las primeras veces es que constituyen ocasiones en las que el individuo y candidato a líder se puede observar por primera vez en el espejo tal como es en la realidad. Saber interpretar eso y cambiar en lo que haga falta es la diferencia entre un futuro buen líder y uno malo.

Y esto explica por qué los políticos son generalmente buenos a la hora de persuadir pero malos al gobernar, más allá de las dificultades propias de la tarea: Quienes se dedican a la política por lo general empiezan como jóvenes idealistas guiados por una ideología, cualquiera que sea, que en esos estadios evolutivos de la mente es entendida como una verdad inmutable. Las cosas se pueden explicar en términos de referencia hacia dicha ideología y lo malo generalmente es visto así de modo que hasta muchos años después la mente del político puede intentar protegerse con ideas como que la culpa de los males de su país la tienen las conspiraciones oligárquicas, sionistas, musulmanas, populistas, de derecha, izquierda, de la CIA; el Mossad y tantas otras entidades convertidas ya en mitos supuestamente causantes de derrotas.

Es por lo tanto importante, en los primeros estadios de la formación de cualquier líder, enseñar a no guiarse por ideologías y poder verse en el espejo en cuanta primera vez se tenga que experimentar, disfrutar o padecer.


Dedicados a la exploración, el conocimiento y la aventura.





Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com