Necesitamos que el liderazgo se convierta en una ciencia

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

37 ideas para aprender a liderar

Supervivencia, evolución y eficacia de las dinastías: la Casa de David

La apuesta que Meir ben Barukh von Rothenburg hizo contra sí mismo

La supervivencia y continuidad de las dinastías

Cosas relacionadas con el liderazgo

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Compartir / Favoritos

El liderazgo, pese a lo que afirman algunos autores, no es una actividad madura: todavía se centra demasiado en una inmediata aplicación práctica - la empresa - cuando en realidad se trata de un fenómeno mucho más amplio y aplicable a todo tipo de organizaciones y al comportamiento humano en sí.

La capacidad de liderazgo está más allá del bien y del mal como lo puede estar el hecho de saber medicina y usar ese conocimiento para hacer el bien o para asesinar; se puede ser buen líder pero un ser humano horrible, o buen líder y un hermoso ser humano. Para poder liderar en forma positiva lo que se necesita es de un ethos profesional similar al que el juramento hipocrático le impone a los médicos, cosa que todavía no existe por muchas razones, pero quizás una de las más importantes sea que el liderazgo es considerado todavía como una disciplina apegada a los negocios y la administración, y no como un fenómeno más amplio, aplicable a todo tipo de actividades, que bien le podría valer la conformación de una ciencia por derecho propio.

Uno de los ámbitos donde más se ha estudiado el tema del liderazgo es el militar, pero como las fuerzas armadas no son precisamente atractivas para muchos todo el conjunto de conocimientos que se ha desarrollado en los ejércitos del mundo respecto a cómo se comportan las personas en una relación de mando y subordinación permanece lamentablemente en la oscuridad. No es que la disciplina militar debe aplicarse necesariamente en la esfera civil para obtener buenos resultados, pero hay fenómenos ya ampliamente observados por los militares y que podrían beneficiar tanto al aspirante a convertirse en líder como la administración de una compañía, ONG, etc.

Esta mala utilización de recursos ya disponibles puede solventarse en buena parte si los conocimientos relativos al liderazgo pudieran ser integrados dentro de un cuerpo común de conocimientos con método característico y definido, es decir, como una actividad científica por derecho propio. Las principales ventajas de esto podríamos apreciarlas en los siguientes aspectos:

El intercambio eficiente de conocimientos: sería mucho más sencillo aprender de la experiencia de otros.

La mejoría en las conclusiones: las simples opiniones o conclusiones ad-hoc terminarían inevitablemente convirtiéndose en teorías.

El fin del esoterismo en el tema: quizás por cuestiones comerciales o puro sensacionalismo, o tal vez a causa de falta de conocimientos sin mala intención, en materia de liderazgo solemos leer frases sensacionales que hablan de lo "cuántico", "holístico", etc. etc. sin que realmente exista un fundamento cuantificable y tangible para utilizar esos términos. Un mayor rigor (científico) llevaría a que la utilización de la terminología característica se base en fundamentos lógicos y no en el sensacionalismo comercial.

Se podría hacer más hincapié en la eficiencia que en la eficacia: como el resultado de la observación empírica puedo afirmar que los términos eficacia y eficiencia son confundidos por la gente como sinónimos cuando en realidad no lo son, pero que en esa confusión se le tiende a asignar a ambos generalmente en significado estricto de "eficacia", que es un concepto más limitado que el implícito en el significante "eficiencia". Esto deriva en una visión errada, a partir de lo cual se producen decisiones equivocadas. La diferencia puede parecer sutil, pero es importante.

La jerarquización de los especialistas en liderazgo: quizás no sea lo más relevante pero indudablemente también debe tenerse en cuenta que hay una diferencia entre hablar calificadamente y dedicarse a la charlatanería. La conversión de la práctica, técnica o arte del liderazgo en una ciencia también implicaría un cambio en la jerarquización profesional de quienes quieren dedicarse de forma seria a esta materia, separándolos de los que simplemente buscan hablar sin mayor fundamento.

Crear una ciencia, por supuesto, no es tarea sencilla ni de corto plazo; hay muchas ciencias modernas que todavía están en una etapa de maduración pese a que cuentan ya con algunos siglos de evolución, como es el caso de la economía o la psicología, de la cual todavía se discute si es realmente una ciencia o no. Con el tema del liderazgo pasará seguramente lo mismo si se sigue el mismo camino pero es algo que debe hacerse por una razón sencilla, y es que a medida que pasa el tiempo y las organizaciones que deben ser lideradas se tornan más complejas, se requiere de una mayor dexteridad para manejarlas eficientemente, y eso solamente se puede lograr mejorando los métodos.

El liderazgo resulta especialmente importante en le caso de las organizaciones o iniciativas sin fines de lucro; tomemos como ejemplo al tema del calentamiento global, que es ya un hecho científicamente comprobado. Pese a eso, y pese a la inquietud de una buena proporción de los votantes en las distintas democracias del mundo, los líderes políticos han demostrado ser llamativamente reticentes a la hora de tomar medidas para evitar este fenómeno. La razón reside en que los líderes políticos contemplan otros intereses de más corto plazo y que generalmente tienen que ver con la economía. Esta es una realidad difícil de cambiar desde adentro, desde la política por cuestiones estructurales de la misma. Por ello se requiere un liderazgo externo para promover la búsqueda de soluciones concretas al calentamiento global, y considerando esto y los recursos generalmente limitados de las ONG, que son las entidades que naturalmente se ocupan de temas de estas características, el buen liderazgo cobra mayor importancia por la necesidad de hacer un uso más eficiente de los recursos disponibles dado que como dijimos, son limitados y continuarán siéndolo en le futuro.En otras palabras, las ONG deberían colocarse a la vanguardia en el desarrollo del liderazgo como ciencia pues deben contarse entre las entidades que podrían obtener un mayor beneficio si se produjera tal avance académico y cultural.

Bajo la perspectiva de la teoría general de sistemas, una organización que posee objetivos, ciclo de vida, normas (internas y externas), estructura, y componentes es un sistema. Una empresa, un ejército o una religión, lejos de ser como entidad una maraña, cabe dentro de esa definición y las personas que la componen son precisamente una parte de sus componentes, mientras que las vinculaciones entre ellas forman parte de su sinergia. Es esa sinergia la que debe ser el objeto principal de estudio de una ciencia del liderazgo. Para el caso de los diversos componentes que conforman a cualquier a de estas organizaciones - gerencias, oficinas, mandos, estados mayores, obispados - ya existen ciencias o técnicas que pueden ser empleadas para su gestión, como la economía, derecho, contabilidad, mercadotecnia, psicología, etc. pero la actividad organizacional no pasará a ser auténticamente profesional hasta que los aspectos propios de la sinergia entre las personas que componen a las organizaciones sea un objeto de estudio. Alguien podrá decir que "recursos humanos" puede ocuparse de esas cosas, pero en realidad el estudio de esa sinergia requiere de un enfoque distinto, pues recursos humanos no deja de ser una función de asesoría en la práctica, mientras que el liderazgo es otra cosa.


Dedicados a la exploración, el conocimiento y la aventura.





Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com