Las extrañas hazañas de William Grant Stairs

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Liderazgo y exploración

Clichés: Enemigos del pensamiento

Aristócratas o plebeyos

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Cursos y educación

William Grant Stairs fue un ingeniero militar y explorador inglés que pasó a la historia, aunque no toda la historia por la cual pasó a la historia tiene final feliz o es agradable para conocer; pero hay que conocerla puesto que hasta de los peores errores y acciones se puede aprender.

Joseph Conrad publicó en los primeros años del siglo XIX un libro llamado "Heart of Darkness" (El corazón de la oscuridad), en el que relata la historia de un inglés que recibe el encargo de una compañía belga para retornar a la civilización a un explorador extraviado en áfrica al que simplemente los personajes de la historia se refieren como "Kurz". Este explorador perdido era considerado un genio, una buena persona que aparentemente, habría enloquecido, adoptando las costumbres de algunas tribus del Congo y pasando a convertirse en un carismático y sanguinario semi dios local.

Lejos de la total fantasía, hay en esta novela importantes cosas que destacar para reflexionar sobre lo que significa el liderazgo y la responsabilidad en las acciones. La novela de Conrad sirvió muchos años después como base de la exitosa película "Apocalypse Now" de F. F. Coppola, pero la ironía de la historia es que en realidad, se basa en hechos reales: Joseph Conrad había vivido en el Congo por un tiempo antes de escribir la novela, y tenía allí un trabajo similar al de Charles Marlow, el peregrino enviado a buscar al ídolo desatado. El personaje de Kurz está en gran parte basado en la historia de Grant Stairs, el competente expedicionario inglés transformado en auténtico genocida mercenario que no tenía problema alguno en decapitar a sus enemigos y coleccionar sus cabezas.

Su performance ya resultó ciertamente alarmante durante la expediciónde Morton Stanley para rescatar a Emin Pasha, un médico fracasado tornado en gobernador, de los rebeldes que lo habían sitiado en el Egipto Ecuatorial, pero Grant Stairs como explorador, por su expedición contra el Rey Msiri, se convirtió en actor de uno de los capítulos más oscuros de la colonización europea de áfrica durante el siglo XIX; tras masacrar al rey y sus seguidores, la mitad de los expedicionarios murió mientras ellos también peregrinaban por el río Zambezi, mientras los locales afirmaban que habían caído víctimas de la maldición desatada sobre ellos por el asesinado monarca.

Msiri, como ocurría en el caso de muchos monarcas africanos de la época, tampoco era un santo, y su manejo dictatorial y arbitrario del reino de Katanga sirvió de excusa para esconder las ambiciones del rey de Bélgica que, en este sentido y los hechos lo prueban, resultó nos era para nada mejor que su colega africano quien al menos podía excusar su crueldad en su grado de primitivismo. El rey de Bélgica buscaba apoderarse de lo que tenía Msiri, es decir, quería controlar monopólicamente el tráfico de marfil en el continente bajo un manto de colonización y exportación de civilización hacia los supuestos salvajes, pero la forma en la que la expedición actuó en el Congo se asemejó más a lo que criticaban que a los ideales que sostenía, y eso se debió principalmente a que el pretexto era netamente hipócrita, puesto que el rey de Bélgica le había dado a Grant Stairs claras y específicas órdenes para lograr sus objetivos a cualquier costo.

Más allá de la leyenda, con esa expedición Grant Stairs logró eventualmente establecer el dominio belga sobre la comercialización del marfil en la actual Katanga, en el Congo y sirvió de baza fundamental para el colonialismo del Benelux en áfrica, situación que derivó en la partición de territorios entre las administraciones coloniales de otros países como el Reino Unido y Francia y posteriormente, en la conformación de estados independientes con etnias mezcladas de forma no natural; una buena parte de los problemas entre los hutus y los tutsis en Ruanda, en 1994 y el consiguiente genocidio que ocurrió allí se debe a las acciones de individuos como William Grant Stairs y el rey de Bélgica, su patrón.

Indudablemente que William Grant Stairs era un individuo intrépido y capaz; de por sí no cualquiera es un oficial militar y un ingeniero, y menos aún se convierte en un explorador duro y aguerrido, pero la auténtica tragedia de su vida es que pudiendo haber sido realmente grande, pasó a la historia como un carnicero de miles de personas. Aprender de la historia es necesario para no repetir errores y evitar males futuros: La crueldad y el racismo evidenciado por algunos de los exploradores europeos a fines del siglo XIX, particularmente en áfrica, bien podría haber señalado lo que vendría al mundo más adelante en la forma de dos tremendas guerras mundiales que fueron en cierta forma el epítome del pensamiento de personajes como William Grant Stairs.

¿Qué es lo que le pasó a William Grant Stairs? Probablemente no se sepa nunca, pero al menos se debe saber que la oscuridad puede alcanzar a cualquiera, y que cuando se es explorador y se conoce un nuevo mundo, es fácil tentarse y pensar que uno es un dios.



Búsqueda rápida.

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com