Más allá del patriotismo


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La decadencia física y mental del ciudadano (I)

La supervivencia del ser humano mediocre (I)

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

Una objeción a los que objetan

Productos y servicios relacionados

Energía verde

No muchos mencionan el hecho de que Jorge Luis Borges, argentino de nacimiento, además de ser afín a las ideas de un "auto-liderazgo" anarquista, consideraba a Suiza como su patria por elección, un país donde en cierta forma el patriotismo estaba superado.

Prefiero Suiza a cualquier otro país, decía Borges en una de las entrevistas televisivas que ofreció a Televisión Española, porque es un país donde inmigrantes italianos, rusos, alemanes, austriacos y de otras partes de Europa dejaron de lado sus diferencias nacionales para construir una nueva Nación, a los que más adelante se sumaron otros gracias a la gran apertura de este país a la inmigración. Un Estado que por definición fue entonces neutral, porque ellos, los inmigrantes, sabían lo que era la guerra, y no querían entonces saber más nada de ella. Borges estaba tan convencido de la superioridad de Suiza como Nación, que la eligió para pasar sus últimos momentos de vida.

Paradójicamente, Argentina, la tierra natal de Borges, quiere dar la apariencia de "país en serio" cuando en realidad el patriotismo no puede imponerse con un eslogan publicitario, ni repartiendo banderitas en los mítines políticos, emulando a los estadounidenses, cuando los que van a esos actos van porque ese es (literalmente) su trabajo (se puede vivir trabajando de "manifestante" en Argentina). El actual gobierno argentino hizo acopio de el lema "Un país en serio" y un gobierno "nacional y popular" para publicitar su gestión, pero uno de sus más grandes vástagos, uno de los escritores y pensadores más reconocidos del mundo, premio Nobel de literatura, prefería Suiza porque sentía de alguna forma que este país había alcanzado algo muy parecido a la Anarquía como forma de gobierno bien entendida.

La anarquía como ideal, implica que cada uno se "auto-gobierne", y muchos la equiparan con el caos y la barbarie simplemente porque creen que el ser humano no puede superar la idea del patriotismo, que no está a la altura de una forma de gobierno que no implica más que la autodisciplina y la autosuficiencia. En suma, creen que la mayoría de las personas necesitan que otro las mantenga, las cuida y le diga lo que tienen que hacer. Borges, sin embargo, no pensaba igual.

Quizás porque creía que personas como él podían aspirar a una forma de "auto-liderazgo", prescindiendo sin inconvenientes de los políticos y de todo país que, como la Suiza creada por los inmigrantes que escapaban de la guerra, o como la Araucanía y Patagonia de Orellie Antoine de Tounés, no fundara uno mismo.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com