La decadencia física y mental del ciudadano (IV)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

¿Usted morirá antes de lo esperado? (I)

La supervivencia del ser humano mediocre (I)

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

Una objeción a los que objetan

Productos y servicios relacionados

Energía verde

¿Hay entonces una solución para evitar la decadencia del ciudadano?

Hay ciudadanos que la evitan todo lo que pueden: se mantienen en estado físico haciendo deporte, intentan comer lo mejor posible (en calidad, no en cantidad), no usan drogas, se mueven. Pero pese a todo, hay algunos temas que escapan a sus manos. Uno de ellos es la contaminación urbana.

Estos ciudadanos que quieren escapar de la decadencia urbana no pueden dejar de respirar polución, de sufrir la polución atmosférica (la del transporte, la de sus conciudadanos fumadores, etc.), la polución lumínica, la polución acústica, y los tóxicos presentes hasta en los alimentos más naturales, entre otros males urbanos. Y también de estar expuestos a accidentes de todo tipo (de vehículos, de centrales nucleares, de industrias químicas, etc. etc.), por no hablar ya de los ataques terroristas y otros problemas derivados del belicismo humano, que suele concentrarse en las grandes urbes. Lamentablemente esto son paranoia, son posibilidades reales, y más reales cuanto más grande e importante es la ciudad.

¿Qué hacer entonces?

La verdad es que la mayoría de los que viven como ciudadanos disfrutan de esta vida. Para ellos no son las siguientes líneas. Son para los que quieren subir su estándar de vida, de salud y de potencial en todos los sentidos. Los que buscan evitar la decadencia (es decir, superarse). Estos sólo tiene una opción: no vivir permanentemente en la ciudad, o hacerlo definitivamente lejos o en las afueras.

Sin embargo, poca gente gusta de vivir una vida relativamente al margen de la sociedad, sobre todo porque el buscarse el sustento de forma autosuficiente es trabajoso y difícil. Pero Internet y el propio transporte moderno, la tecnología, de la misma forma que se usa "para la boludez" y que atenta contra la salud si se abusa de ella; también puede usarse para hacer que alguien que decide no vivir en la ciudad no esté pese a todo aislado.

Por supuesto, la solución mayoritaria sería crear ciudades que formen parte de Estados que impidan esta decadencia. Pero sabemos que en los políticos no se puede confiar...o más bien, se puede confiar en que no sirven más que para robar y negociar sus beneficios o los de terceros poderosos.

Un Estado ecológico que priorice la salud de sus miembros y el medio ambiente es por ahora, no diremos una utopía, pero sí un mero ejercicio intelectual (ver aquí)...pero quién sabe, puede que alguna vez se posible en la realidad, y se conforme como una alternativa para la gente que quiere llevar una vida sana. Porque la ecología, indiscutiblemente (por definición), va ligada a la salud y a una vida acorde con la supervivencia.

Como vemos, muchas veces los problemas surgen por no darle al cuerpo lo que necesita. Dicho de otra forma, hay veces que las costumbres sociales y la propia cultura nos juegan en contra. Y sino lo cree, simplemente tómese unos momentos para mirar con detenimiento a su vecino...o a su propio espejo.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com