Libertad y cuidado de aves y pájaros (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Racionales, cuando se quiere (I)

Un pequeño paso para España, un gran paso para la humanidad (I)

El pulpo Paul: la estupidez humana vs. la inteligencia pulpesca (I)

Cómo sobrevive el camello bactriano

El conejo: ¿Un espejismo de la superviviencia?

Duna, el precio de la excelencia canina (I)

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

Esclavizados y estresados

No existe ningún animal que pueda denominarse "pájaro para jaula". Todos los pájaros enjaulados han sido capturados o criados en cautiverio. Ningún pájaro nació para vivir en una jaula.


Mirlo cantando en libertad.

En la vida silvestre, estos hermosos seres nunca están solos, y si se separan, aún por un momento, llaman desesperadamente a sus compañeros de bandada. Orientados por la bandada, se acicalan las plumas mutuamente, vuelan juntos, juegan y comparten la tarea de incubación de huevos. Muchas especies de pájaros se aparean de por vida y comparten las tareas de cría. La mayoría de los pájaros no elige una segunda pareja en su vida silvestre después de haber perdido la primera.

Los pájaros alimentados a mano y los pájaros silvestres puestos en cautiverio, frecuentemente se tornan neuróticos, se sacan plumas y auto-mutilan, algunas veces al punto de causarse la muerte. Cuando están listas para reproducirse, muchas especies naturalmente se sacan plumas para hacer el nido y empollar, pero cuando los seres humanos interfieren con su conducta natural y perturban sus ciclos biológicos e instintivos al encerrarlos, sacarse plumas se convierte en una compulsión destructiva.

El estrés es una experiencia cotidiana para los pájaros en cautiverio. Los pájaros alimentados a mano anhelan el afecto y la compañía y muchas veces no les gusta perder de vista a su compañía humana. No entienden las separaciones cuando el dueño se va a trabajar, o aún peor, de vacaciones. Los pájaros penan y sufren y hasta se pueden morir de tristeza.

Los pájaros extraídos de un ambiente silvestre frecuentemente están atemorizados y muy sensibles. Una persona que ha sido picada por un pájaro puede no querer volver a tocarlo, lo que significa condenar al pájaro a vivir prisionero en una jaula para siempre.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com