Perros en la nieve: evitando el hielo en las patas


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Duna, el precio de la excelencia canina (I)

Racionales, cuando se quiere (I)

Un pequeño paso para España, un gran paso para la humanidad (I)

El pulpo Paul: la estupidez humana vs. la inteligencia pulpesca (I)

Cómo sobrevive el camello bactriano

El conejo: ¿Un espejismo de la superviviencia?

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

Cuando un perro camina por la nieve a bajas temperaturas, se le pueden formar bolas de hielo en las patas, algo que termina sucediendo tarde o temprano si, a la baja temperatura, se le suma una alta humedad y una importante cantidad de nieve. Para evitar o minimizar esta formación de hielo, explicamos acá una medida de precaución de primeros auxilios canino.


Video tutorial que muestras cómo evitar el hielo en las patas de un perro.

Mucha gente gusta de transitar con su perro en territorios nevados, haciendo verdaderas travesías al aire libre en entornos naturales, o por necesidad en la propia ciudad. Actualmente existen verdaderas "botas para perro", unos protectores de patas pensados para estos casos. Sin embargo, si nuestra economía no nos permite comprarnos semejante lujo tecnológico para canes amantes de las actividades al aire libre, hay otras medidas, más caseras y baratas, que nos permitirán proteger las patas de nuestro perro.

Lo primero que hay que aclarar, es que los perros suelen aguantar muy bien las bajas temperaturas, por lo que el incluso vestirlos tiene que ver más en general con una percepción del dueño del frío que del perro mismo, e incluso la formación de hielo en las patas no les causará daños graves o permanentes. Sin embargo, en algunos casos (largas travesías en nieve de más de un día, temperaturas muy bajas, perros con patas especialmente sensibles como los "perros de agua", etc.) la formación de hielo puede transformarse en un problema sanitario serio para nuestro can, y por eso siempre que sea posible debe ser evitada.

Como vemos en el video que acompaña este artículo, una forma de evitar la formación de bolas de hielo en las patas de nuestro perro es untárselas con vaselina. La vaselina es una mezcla de hidrocarburos saturados de cadena larga y (lo que realmente nos importa en este caso) es hidrófoba (es casi indisoluble en agua), por lo que evitará que las patas del perro se mojen y/o la nieve se vaya adhiriendo a ellas, lo que constituyes la causa de la formación de las bolas de hielo. Si no disponemos de vaselina, podemos usar cualquier grasa que tengamos a mano de forma improvisada, incluyendo grasa animal. Es recomendable usar guantes o una bolsa de polietileno para aislarlos del contacto directo con el hielo o la nieve (autoprotección ante posibles congelaciones de nuestras manos) y también para hacer el trabajo más limpiamente, sin ensuciarnos.

En el video vemos como se pone vaselina una vez formada las bolas de hielo, tras quitarlas en lo posible. Pero lo ideal es poner la vaselina o grasa correspondiente antes de que el perro empiece a moverse por la nieve, es decir, prevenir, ya que será mucho más efectivo que hacerlo una vez el hielo o la nieve ya estén presentes en las patas del animal.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com