Zoológicos, prisiones sin piedad (I)


Foto del autor o fuente no disponible
PETA
People For the Ethical Treatment of Animals

Lecturas sugeridas

Racionales, cuando se quiere (I)

Un pequeño paso para España, un gran paso para la humanidad (I)

El pulpo Paul: la estupidez humana vs. la inteligencia pulpesca (I)

Cómo sobrevive el camello bactriano

El conejo: ¿Un espejismo de la superviviencia?

Duna, el precio de la excelencia canina (I)

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

A pesar de que expresan preocupación por los animales, es más apropiado describir a los zoológicos como "colecciones" de "especímenes" interesantes en lugar de refugios o hábitats simulados (verdaderos hogares). Los zoológicos enseñan a las personas que es aceptable interferir con los animales y mantenerlos encerrados en cautiverio donde pasan aburridos, en lugares abarrotados, solitarios, privados de todo control sobre sus vidas y lejos de sus ambientes naturales.

Virginia McKenna, quien actuó en la película clásica, Born Free (Nacido Libre) y quien recibió una Orden del Imperio Británico en 2003 por su trabajo por los animales en cautiverio, dice que su participación en Nacido Libre le enseñó que "los animales salvajes pertenecen en la selva, no encarcelados en zoológicos ... la libertad es un concepto muy preciado, y los animales salvajes sufren física y mentalmente de la falta de libertad que el cautiverio impone." 1

Las reducciones perjudican a los animales

Los zoológicos varían en tamaño y calidad—desde parques estilo "safari" hasta pequeñas colecciones de animales al lado de una carretera o camino, con celdas hechas de concreto y rejas. Aunque más de 135 millones de personas visitan zoológicos en los Estados Unidos y Canadá cada año, la mayoría de los zoológicos sufrén pérdidas y tienen que encontrar maneras de ahorrar dinero o crear montajes para atraer al público. 2 El Wall Street Journal reportó que "casi la mitad de los zoológicos del país están enfrentando reducciones este año...mientras tanto la asistencia ha bajado en un 3% a nivel nacional." 3 En fin, son los animales que sufren las consecuencias. Fondos preciados que deberían ser utilizados para dar mejores condiciones a los animales casi siempre son desperdiciados en proyectos superficiales, como jardines o centros de visitas, para así atraer a mas personas.

Los animales sufren de más que descuido en algunos zoológicos. Rose-Tu, un elefante en el Zoológico de Oregon, sufrió mas de "176 cortadas y heridas" infligidas por un empleado del zoológico, quien le pegó con un garrote de hierro. 4 Otro elefante, Sissy, fue golpeado con un el mango de un hacha en el zoológico de El Paso. 5

Propagar sin enseñar

Los zoológicos dicen educar al público y preservar especies pero la realidad es otra. La mayoría de los cercados son muy estrechos y en lugar de fomentar el respeto y conocimiento de los animales, los rótulos no dan información más allá de la especie, dieta y hábitat natural. Los comportamientos normales de los animales casi nunca se mencionan, mucho menos se observan, ya que sus necesidades naturales no son respetadas. A las aves se les cortan las alas para que no puedan volar, a los mamíferos acuáticos no se les da suficiente agua y a muchos animales que acostumbran vivir en manadas o grupos familiares se les deja solos o a lo máximo, con una pareja. Las conductas naturales de la caza y del apareamiento son eliminadas al establecer regímenes de comida y reproducción. Los animales viven en encierros muy estrechos, sin privacidad y con poca oportunidad de estimulación física o mental. Estas condiciones a menudo resultan en comportamiento anormal o auto destructivo, condición llamada "zoochosis".

Un estudio de la Universidad de Oxford, basada en cuatro décadas de observación de animales en cautiverio y en sus hábitats naturales, encontró que osos polares, leones, tigres y cheetas "demuestran la evidencia más clara de estrés y/o disfunción psicológica en cautiverio" y concluyó que "mantener a carnívoros que naturalmente tienen un hábitat vasto es algo que tiene que mejorar fundamentalmente o ser eliminado." 6,7 Una investigación de PETA de varios zoológicos del país encontró que varias especies de oso, incluyendo malayo, pardo, Kodiak, de anteojos, negro, y perezosos estaban exhibiendo comportamientos estereotípicos y neuróticos. Estos animales frustrados pasan la mayoría del tiempo paseándose de un lado al otro, dando vueltas, meciendo el cuerpo y/o la cabeza y mostrando otras señas de angustia psicológica. En algunos de los encierros, se pueden ver las marcas que han dejado los pasos constantes de los osos, en otros se pueden ver hasta las huellas de los osos en la tierra donde pisan sin cesar. Estos comportamientos no sólo son síntomas del aburrimiento, sino también una indicación de desesperación profunda.

En cuanto a las afirmaciones que zoológicos proveen oportunidades educativas, considere que la mayoría de los visitantes permanecen por sólo muy pocos minutos frente a cada exhibición, buscando entretenimiento en lugar de educación. En el transcurso de cinco veranos, un empleado encargado de las exhibiciones del Zoológico Nacional siguió a más de 700 visitantes y encontró que "No importaba lo que estuviera en la exhibición ... las personas trataban todo como si fuera papel pintado." Determinó que "Los ejecutivos deberían de dejar de engañarse con respeto al valor educativo tan tremendo de enseñar a animales detrás de vitrinas. 8

El propósito de la mayoría de los estudios conducidos por zoológicos es de encontrar maneras de reproducir y mantener a más animales en cautiverio. Si no hubiera zoológicos, tampoco habría la "necesidad" de hacer estos estudios. Proteger especies de la extinción parece ser una causa noble pero los ejecutivos de los zoológicos prefieren animales exóticos o populares, los cuales atraen a la muchedumbre y publicidad, en lugar de especies realmente amenazadas con extinción o vida silvestre regional. Por ejemplo, el gobierno de China "alquila" pandas al resto del mundo por precios más allá del millón de dólares al año pero algunos dudan que este dinero se esta usando para salvar a los pandas de extinción. 9

La mayoría de los animales en zoológicos no están en peligro de extinción. Tampoco se les esta preparando para ser liberados en sus hábitats naturales.

Nacidos libres, puestos a la venta

Los zoológicos siguen tomando animales de sus ambientes naturales para exhibirlos. En el 2003, el San Diego Wild Animal Park y el zoológico Lowry Park capturaron a 11 elefantes africanos, una especie designada como amenazada, de su hábitat en Swaziland. Expertos, científicos e investigadores que estudian a elefantes en sus ambientes naturales, se opusieron severamente a esta captura, diciendo, "Tomando a elefantes de la selva es traumático para ellos y dañino para su salud ... creemos en que ha llegado el momento de considerarlos como seres que tienen la capacidad de sentir y no como dinero con cuatro patas que podemos capturar y exhibir". 10

Los zoológicos también han estado ejerciendo presión sobre el gobierno federal para debilitar el Acta de Especies Amenazadas para que se les haga más fácil capturar e importar animales que están al borde de extinción.

Cuando los pequeños crecen

Las crías de los animales de un zoológico atraen a muchas personas pero cuando crecen y dejan de atraer al público, los zoológicos los venden o matan. Venados, tigres, leones y otros animales que se reproducen con frecuencia a menudo son vendidos a "ranchos de caza", donde las personas pagan por el "privilegio" de matarlos. A otros se les mata por su carne y/o piel o sino son vendidos a circos u otros zoológicos más pequeños y de mala calidad.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com