Salvando a una serpiente escalera


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Racionales, cuando se quiere (I)

Un pequeño paso para España, un gran paso para la humanidad (I)

El pulpo Paul: la estupidez humana vs. la inteligencia pulpesca (I)

Cómo sobrevive el camello bactriano

El conejo: ¿Un espejismo de la superviviencia?

Duna, el precio de la excelencia canina (I)

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

El instinto que el humano conserva de los animales junto con los mitos y creencias religiosas transmitidos de generación en generación desde hace miles de años, hace que muchos sientan repulsión por las serpientes, y las castiguen sin una verdadera razón. Pero lo cierto es que las serpientes se merecen vivir como cualquier animal, incluso se merecen ser salvadas, como mostramos en este video.



Serpiente escalera (Elaphe scalaris o Rhinechis scalaris) en el medio de una calle.

En este video vemos una serpiente Rhinechis scalaris o Elaphe scalaris, conocida vulgarmente como "cuebra escalera" o "serpiente escalera", y que solamente se encuentra en España (peninsular), Portugal, la costa sur de Francia, Menorca y las Islas d'Hyeres y (posiblemente) en Italia. Esta especie suele medir entre 120 y 160 centímetros de longuitud y por el momento no es una especie amenazada o en peligro de extinción.Pero lo cierto es que el verdadero animal peligroso es el hombre, no la serpiente, sin duda. El hombre a extinguido y sigue extinguiendo cientos de especies por minuto a medida que avanza la civilización hacia lugares naturales. Las serpiente, mal llamadas genéricamente "víboras" (porque estas son nada más las serpientes venenosas) no son una excepción en este sentido: las calles, carreteras, rutas, autopistas o autovías que entrecruzan sus territorios naturales originarios, hacen que muchas mueran atropelladas sin compasión.

En el video de arriba mostramos una serpiente que encontramos, desconcertada, en el medio de una calle, y que por suerte pudimos salvar. Esperemos que todo aquel que se encuentre una en las mismas condiciones haga lo propio, dejando de lado los miedos pero con precaución, para así tratar de no ser cómplice los desastres ecológicos que llevamos a cabo cada vez más los humanos.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Destacados Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com