El Gea

Transgénicos en mi mesa ¡NO! (VI)

Por Greenpeace México.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

¿Qué ocurre si las compañías no responden?

Una compañía que se dedica a la venta alimentos y depende de la confianza del consumidor para mantener sus ventas no puede darse el lujo de no informar sobre los ingredientes con los que prepara sus productos. Cualquier compañía con control sobre los procesos de producción de los productos que ofrece y que se interesa por garantizarle al consumidor alimentos confiables, libres de riesgos puede y debe hacer públicos los ingredientes que usa. La compañía que no pueda o no quiera comunicar qué ingredientes utiliza, no es digna de confianza y probablemente perderá la preferencia del consumidor.

Por el contrario, las compañías que den información y respondan a la demanda de los consumidores de vender alimentos sin transgénicos se beneficiarán con la preferencia ciudadana y tendrán la posibilidad de que se abran nuevos mercados para sus productos.

¿Es viable para las empresas dejar de usar transgénicos en sus productos?

Sí.

El prácticamente unánime rechazo de los consumidores del mundo a comer transgénicos ha creado una importante oferta de insumos libres de estos riesgos en el mercado internacional.

En nuestro país existe una moratoria a la siembra de maíces genéticamente modificados, así que el maíz producido en México se mantiene mayoritariamente libre de estos riesgos. Las compañías pueden preferir comprar este maíz, lo que garantizaría que sus productos estén libres de transgénicos, además de apoyar a los campesinos mexicanos.

Quienes requieran volúmenes adicionales de maíz -cuando la oferta nacional no es suficiente para cubrir su demanda- pueden seguir importando maíz de los Estados Unidos, puesto que el 55% de la producción de maíz de ese país (principal proveedor de maíz a nivel global) es libre de transgénicos.

Brasil oferta soya y sus derivados libres de transgénicos y con garantía de no contaminación, a precios competitivos y en cantidades adecuadas.

La inversión necesaria para dejar de usar transgénicos se compensa con la certidumbre y seguridad que ofrecen a los consumidores y a sus accionistas: dejar de usar transgénicos es la mejor forma de ganarse la confianza y lealtad de los consumidores hacia sus marcas y es la decisión más inteligente para evitar demandas o pérdidas por daños y conflictos futuros.

Greenpeace realiza con éxito esta campaña en 24 países y ha logrado respuestas de las mayores compañías transnacionales fabricantes de alimentos que han retirado los transgénicos de sus ingredientes.

Las compañías que no sepan afrontar este desafío serán superadas por las compañías que ya están respondiendo a la demanda de los consumidores por alimentos más sanos, confiables y seguros.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©