El Gea

Transgénicos en mi mesa ¡NO! (IV)

Por Greenpeace México.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

La aparición de nuevos tóxicos en las plantas y la alta probabilidad de efectos inesperados son dos riesgos más que no se han estudiado y que podrían causar daños en la salud.

Cabe señalar que los organismos transgénicos sólo prosperan si se siembran con agroquímicos que dejan residuos tóxicos en los alimentos, mismos que son altamente dañinos para la salud humana.

¿Por qué los consumidores no quieren comer transgénicos?

La principal razón para evitar los transgénicos en los alimentos es la gran incertidumbre científica sobre la seguridad de los alimentos genéticamente modificados. En este momento, nadie puede garantizar científicamente que su consumo no tendrá efectos nocivos a mediano y largo plazo.

La industria biotecnológica interesada en vender transgénicos ha señalado que no hay datos para confirmar daños en la salud, pero tampoco existen datos científicos publicados que garanticen que no los habrá. La ausencia de datos no significa ausencia de riesgos. Llama la atención la escasez de estudios científicos sobre los efectos de los transgénicos en la salud: de acuerdo a Pryme IF 2003 , sólo se han realizado 10 investigaciones de este tipo.

No es posible encontrar lo que no se busca. El consumo a ciegas de transgénicos, sin información sobre qué alimentos los contienen, quienes los están comiendo y en qué cantidades, elimina toda posibilidad de estudio y deja a los consumidores sin posibilidades de evitar estos riesgos y a las autoridades sin herramientas para monitorear y evaluar los efectos de los transgénicos en la salud pública.

El consumo a ciegas de transgénicos sirve también para evadir la responsabilidad de las empresas biotecnológicas que los han inventado, de las empresas de alimentos que los usan como ingredientes y de la autoridad que ha aprobado su consumo, en caso de que en el futuro se comprueben daños a la salud o al medio ambiente: como nadie sabe quién los come, en qué alimentos, en qué cantidades y formas de preparación, será prácticamente imposible relacionar el daño con su causa y los responsables podrán alegar la inexistencia de datos contundentes, con tal de no afrontar su responsabilidad.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©