¿Vuelve la nuclear? (IX)


Foto no disponible
Dr. José Santamarta Flores

Lecturas sugeridas

Las centrales atómicas japonesas son las más seguras del mundo (I)

Consejos ecológicos para ahorrar agua (I)

¿Cómo conocer la edad de un árbol? (I)

Los ritmos de la naturaleza

Ecoreligión, impuestos y cambio climático

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

Aguas radiactivas

El río Pripiat llevó la radiactividad a su afluente, el río Dnieper (el tercer río europeo por su caudal) y que tras recorrer 800 kilómetros y seis grandes embalses, desemboca en el Mar Negro. El agua contaminada por los residuos radiactivos puede llegar a afectar a unos 30 millones de personas, según un informe elaborado por 59 científicos de 8 países, bajo la dirección del italiano Umberto Sansone: más de 9 millones beben agua contaminada, y otros 23 millones de personas comen alimentos regados con aguas radiactivas o peces con niveles inaceptables de radiactividad. Las balsas y pequeños embalses construidos para retener las aguas contaminadas a la larga agravaron el problema, pues fueron rebasadas al caer las primeras lluvias intensas.

Los peces del lago Kojanovskoe, en Rusia, presentan niveles de radiactividad 60 veces superiores a los límites de seguridad de la Unión Europea, llegando a alcanzar los 40.000 bequerelios de cesio-137 por kilogramo (el límite de la UE es de 600 bequerelios por kilogramo). La única alternativa es la completa prohibición del consumo de pescado en la región. El agua contaminada es posiblemente la mayor amenaza diez años después del accidente. El accidente depositó 380 terabequerelios (380 x 1012 bequerelios) de estroncio y plutonio en la zona alrededor del reactor. "No se puede parar el flujo del agua", afirma Sansone. Pero los problemas de Chernóbil están lejos de haber acabado. El 11 de octubre de 1991 se produjo un incendio en el reactor nº2, y los reactores 1 y 3 siguieron funcionando, debido a la crisis económica que sufre Ucrania desde la desmembración de la URSS. Aún hoy 400 kilogramos de plutonio, más de 100 toneladas de combustible nuclear y otras 35 toneladas de polvo radiactivo, permanecen dentro del maltrecho sarcófago de plomo, boro y cemento que envuelve la central y que necesita ser reparado o sustituido con urgencia. El sarcófago, diseñado en teoría para aguantar 30 años, necesita ser reparado o sustituido con urgencia, al tener 200 m2 de grietas y graves problemas de estructura. Cerca de 12.000 personas trabajan en la zona contaminada, y siguen recibiendo dosis inadmisibles de radiactividad.

Desastre económico

Chernóbil no sólo fue un desastre para la vida y la salud de millones de personas. Fue, también, un gran desastre económico, y muchos creen que fue una de las causas determinantes de la caída del régimen soviético en la antigua URSS. Sólo las tareas de limpieza en los tres primeros años alcanzaron los 19.000 millones de dólares, y ya han superado los 120.000 millones de dólares.

El gobierno de Bielorrusia estima que sólo en su país en el horizonte del año 2015 el accidente habrá costado más de 230.000 millones de dólares. El coste total, según el Research and Development Institute of Power Engineering, alcanzará los 358.000 millones de dólares (el coste de unas cien centrales nucleares), cifra resultante de sumar los costes del tratamiento médico, descontaminación, traslados y realojamiento de la población afectada, electricidad que se ha dejado de producir y limpieza de las zonas afectadas. Con lo que costará el accidente de Chernóbil se podrían haber sustituido todas las centrales nucleares del mundo por centrales de ciclo combinado de gas natural (el 80% de la potencia) y aerogeneradores eólicos (el 20% restante), y aún sobrarían 200.000 millones de dólares.

La energía nuclear, como reconocen ya hasta los sectores más conservadores, es una ruina total. Ningún argumento a favor de la energía nuclear resiste un examen profundo, y los países ricos, que gastan cada año miles de millones en investigación nuclear, harían mejor uso si los consagraran a las energías renovables.

Bielorrusia gastó algunos años hasta el 25% de su PIB en superar los problemas causados por Chernóbil, Ucrania destina el 6% de los gastos estatales y Rusia el 1%, cifras ambas muy inferiores a las que serían necesarias. La crisis económica forzó a Ucrania a mantener en funcionamiento uno de los cuatro reactores existentes en Chernóbil, y el gobierno sólo los cerró tras recibir 4.400 millones de dólares por parte de EE UU y la Unión Europea. En el año 2000 la Comisión Europea aprobó la concesión de un préstamo Euratom de 585 millones de dólares para acabar de construir dos reactores atómicos que suplirán a la vieja central nuclear. Este préstamo a 20 años viene a sumarse al concedido por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) de otros 215 millones de dólares para acabar, modernizar y poner en servicio la unidad 2 de la central nuclear de Khmelnitsky (K2) y la unidad 4 de la central nuclear de Rivne (R2).

Datos sobre las centrales nucleares españolas

Datos sobre la acumulación de residuos radioactivos de combustibles atómicos agotados por las centrales nucleares españolas
Combustible nuclear agotado almacenado en las piscinas de las centrales nucleares de España

Datos sobre la energía atómica o nuclear versus la energía eólica en España
a energía atómica o nuclear versus la energía eólica en España

Datos sobre las centrales o plantas nucleares por países
entrales o plantas nucleares por países

Autor: José Santamarta, director de World Watch.
Artículo de la Revista World Watch nº25. Reproducido con autorización expresa del autor, prohibida su copia sin autorización previa por parte del autor.

Bibliografía:

*Feshbach, M. y Friendly, A. (1992). Ecocide in the USSR, Aurum Press, Londres.
*The Ecologist (1991). Nuclear Power. Shut it down!, 2 volúmenes. Surrey, Reino Unido.
*Moberg, A. (1986). Nuclear Power in Crisis, WISE, Amsterdam.
*Medvedev, Z. (1993). Destrucción ambiental en la ex-URSS, en Gaia nº2.
*Edwards, R. (1995). Terrifying outlook for Chernobyl's babies, New Scientist, 2-12-95.
*Edwards, R. (1995). Will it get any worse?, New Scientist, 8-12-96.
*Edwards, R. (1996). Chernobyl floods put millions at risk, New Scientist, 23-3-96.
*Greenpeace (1996). Chernóbil, 10 años después. Las consecuencias. Madrid.
*Greenpeace (1996). Informe sobre la situación de la energía nuclear en el mundo. Madrid.
*Greenpeace (1996). Testimonios. Chernóbil 10 años después. Madrid.
*Safe Energy Communication Council (1996). MYTHBusters 10, Washington.
*WISE (1990). State of the Soviet Nuclear Industry, Amsterdam.
*World Health Organization (1995). Health Consequences of the Chernobyl Accident, Geneva.
*Revista World (varios números).
*Signos Vitales. Informes anuales del Worldwatch Institute.
*www.erec-renewables.org/default.htm
*www.iaea.org




Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com