"Las centrales atómicas japonesas son las más seguras del mundo" (I)


El autor
Elio Brailovsky

Lecturas sugeridas

¿Vuelve la nuclear? (I)

Consejos ecológicos para ahorrar agua (I)

¿Cómo conocer la edad de un árbol? (I)

Ecoreligión, impuestos y cambio climático

Los ritmos de la naturaleza

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

El terremoto y tsunami que afectaron recientemente a Japón mostraron una realidad de facetas contrastantes. Por un lado el coraje y responsabilidad con que el pueblo japonés afrontó el desastre, dando innumerables ejemplos de solidaridad y organización. Pero, simultáneamente, vimos los enormes niveles de negligencia con que los operadores nucleares actuaron ante los daños sufridos por la central de Fukushima, después de habernos hecho creer durante años que las centrales atómicas japonesas eran las más seguras del mundo.

Las causas de ese desastre son terriblemente sencillas: ahorraron dinero. En vez de construir una central atómica que resistiera la intensidad de terremoto y altura de tsunami que efectivamente ocurrieron, lo hicieron para una altura e intensidad mucho menores. Según cables diplomáticos obtenidos por WikiLeaks y difundidos por el diario británico "The Daily Telegraph", la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) advirtió hace dos años al Gobierno de Japón del riesgo de que sus centrales nucleares no aguantarían terremotos de gran magnitud. La contestación de Tokio, informa EFE, fue comprometerse a mejorar el nivel de seguridad de todas sus centrales atómicas, y se creó un centro de respuesta rápida en la central de Fukushima, pero los documentos aseguran que el peor escenario que se estableció como hipótesis fue un terremoto de magnitud 7.

En cuanto a la ola del tsunami, primero se dijo que tenía 10 metros de altura, y después, en vista de que no podían explicar los destrozos, la elevaron a 15 metros.

Con lo que sabemos a posteriori, la catástrofe parecía anunciada. La empresa se había pasado años falsificando los datos de seguridad en sus informes al Gobierno, lo que significaba que todo era más frágil de lo que debería haber sido.

La empresa perdió varios días preciosos, en los cuales la situación empeoró, ya que no quería intervenir para no dañar objetos económicamente tan valiosos como son los reactores. Después no supieron qué hacer y todas las actuaciones son improvisadas.

Esto no es propio de Fukushima. En la mayor parte de los casos, los que operan instalaciones de alto riesgo están en condiciones de enfrentar eventos desfavorables pequeños. Cuando el evento supera la capacidad de respouesta se le echa la culpa a la naturaleza o a Dios, en vez de pensar en los que ahorraron dinero en medidas de seguridad. ¿Es que nunca vamos a aprender de aquellos que decidieron que el Titanic no necesitaba botes salvavidas para todos los que viajaban?

Algunos operadores nucleares ensayaron la torpe defensa de que la combinación de terremoto con tsunami los sorprendió, ya que no lo habían revisto. Sin embargo, un temblor de tierra en un área costera provoca necesariamente movimientos en el agua del mar. Japón tiene demasiada experiencia en tsunamis (la propia palabra es de origen japonés) como para que se pueda pasarlos por alto.

La ubicación de la central de Fukushima es el primer dato sobrecogedor. Está al borde del mar, lamida por el oleaje. Es decir, en el sitio más vulnerable a un evento como el que se produjo. ¿Por qué la empresa eligió la peor ubicación posible, la más peligrosa? ¿Por qué el Gobierno se lo permitió? No lo sabemos.

Para encontrar una comparación con el modo en que se obligó a trabajar a los llamados "héroes de Fukushima" tenemos que remontarnos a las primeras máquinas de vapor, en la Inglaterra del siglo XVIII. Operarios que se quemaron las piernas con agua radiactiva porque los mandaron a un sitio inundado llevando zapatos en vez de botas de seguridad. Trabajadores obligados a comer y beber (con el agua racionada) dentro de la zona radiactiva, teniendo que levantarse las mascarillas para hacerlo. También los obligaron a dormir sobre el piso radiactivo, envueltos en mantas de plomo. ¿Para qué sirve que alguien duerma en la zona radiactiva? ¿Cómo podría ayudar al avance de las tareas someterlos a una cantidad de radiación en un momento en el que no están trabajando?

La relación con los vecinos afectados fue cualquier cosa menos humanitaria. En el país más caro del mundo, la empresa que administra la central ofreció a los evacuados que perdieron sus viviendas, casi con certeza para siempre, una indemnización de 9 euros a cada persona.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com