Imagen y ecología: "ser" es más caro que "parecer" (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

¿Cómo conocer la edad de un árbol? (I)

¿Reciclaje de Cds? Sino, reutilizarlos

El basurero más alto del mundo

Ecoreligión, impuestos y cambio climático

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

La ecología es una realidad que también se nutre de la fuerza de la moda. Y ahora el objetivo de la moda es principalmente económico, el resultado es que la ecología en principio y actualmente una cuestión de imagen para cualquier empresa que ofrezca productos o servicios, sean del tipo que sean (ecológicas o no).

Así, podríamos decir que algunos (quizás, la mayor parte) de los pequeños avances a nivel ecológico en la última década son el resultado del "efecto secundario" de querer tener una buena imagen como empresa en cuanto al impacto ambiental de sus actividades económicas (directas o derivadas) en el medio ambiente.

Sin embargo, con esto no es suficiente, ni mucho menos, para lograr frenar los desmanes ambientales que el ser humano está haciendo a su entorno natural (u otrora natural...) y por lo tanto a sí mismo.

Esto sucede como consecuencia de la propia definición de "imagen empresarial". "Imagen" es simplemente "fachada", "apariencia", "escaparate", "vidriera". Puede ser o no ser resultado de la realidad que subyace atrás, pero la mayoría de las veces (por definición) se queda sólo en eso: una forma ocultar, de maquillar una realidad, un "ser" muy diferente.

Una organización cuyo principal objetivo es ganar dinero en el marco de la ley, y que más ganará en función de la mejor "percepción moral" que la s personas (consumidores, clientes o potenciales clientes) tengan de ella, procurará, en principio, "parecer" más "buena" antes que serlo, ya que (normalmente) "ser" siempre es más caro que "parecer".

"Ser" bueno, en este caso, significa dar la imagen de "hacer los deberes" a nivel ecológico.

Tomemos como ejemplo práctico y real la actitud de los supermercados sobre todo los grandes (hipermercados), los que disponen de presupuesto para gastar en imagen. Hablemos en particular de Carrefour, que se encuentra en muchos países del mundo.

Últimamente esta multinacional [1] se esfuerza en mostrar una cara ecológica: ofrece una gama de productos de alimentación orgánica (biológicos o ecológicos) [2] y (más recientemente) reparte guías impresas sobre consumo responsable, ofrece la posibilidad de adquirir bolsas de plástico 100% biodegradables [3] y/o comprar otras que además son reutilizables [4]. Esta es la cara visible, la "imagen" ecológica. Pero existe otra cara de la moneda, y esta no se publicita, "Dark Side of the Moon", diría Pink Floyd. Esa cara es la que podemos deducir al analizar el resto de las actividades y el verdadero impacto ambiental de la corporación Carrefour. Porque sin ser unos expertos en gestión ambiental, en seguida podemos darnos cuenta de algunas contradicciones.

Carrefour España ofrece solamente la opción de adquirir bolsas biodegradables, ya sean reutilizables o no, y no proporciona bolsas de plástico no biodegradables desde septiembre de 2009. Anteriormente, solamente ofrecía bolsas no biodegradables "gratis" (después explicaremos el porqué de la comillas), y desde los primeros meses de 2009 la posibilidad de adquirir las biodegradables.



Búsqueda rápida.

Videos

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com