Actividades físico-deportivas complejas y memoria (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Propuesta didáctica aplicada al deporte

Las fases del proceso de adquisición de técnicas deportivas en niños (I)

Flexibilidad, salud y edad

Iniciación deportiva: ¿a muchos o a un sólo deportes? (I)

Métodos de trabajo en el aprendizaje y la educación física (I)

El feedback o retroalimentación en la educación física

La motivación de los Juegos Olímpicos

Productos y servicios relacionados

Equipos e indumentaria deportiva

Para entender lo anterior, pongamos otro ejemplo comparativo: no es lo mismo entrenar natación en interiores, en donde el medio (agua en la piscina) y los rivales no influyen en nuestra ejecución técnica (es decir, siempre vamos a nadar igual, independientemente de lo anterior) que un deporte o disciplina en el que el medio y los rivales no sólo harán cosas más o menos impredecibles, sino que interactuan con nosotros de forma directa para evitar que nosotros logremos nuestro objetivo. Esta clase de actividades físicas son, por eso, mucho más complejas y exigentes a nivel capacidad de adaptación y variabilidad de la respuesta que las primeras, y es por eso que en estas no podemos simplemente "memorizar".


Patinaje en línea estilo libre: una verdadera actividad al aire libre técnicamente compleja.

Ahora, sin duda hay que practicar, hay que repetir situaciones y técnicas, incluso hasta el hartazgo, si es que se quiere realmente progresar. ¿Cómo afrontar entonces la práctica de la defensa personal y las artes marciales (y, por extensión, de todos los deportes con este tipo de complejidad) sin centrarla en la memoria?

En este momento es cuando hay que hacer una digresión: no es lo mismo memorizar de forma consciente, que "memorizar" de forma "inconsciente". Lo que muy coloquialmente aquí llamamos "memoria inconsciente", es la forma en que el cuerpo y la mente (como un todo) aprenden una ejercicio dado, y lo aprenden de forma flexible, basándose en los reflejos y en la automatización, no en la atención a los detalles.

Para que este mecanismo de aprendizaje psicofísico se ponga en marcha y funcione lo mejor posible, hay que intentar no concentrarse conscientemente en los detalles de las técnicas (en el caso de las artes marciales, en las llaves, los golpes, las palancas, los desplazamientos, las luxaciones, los lances y proyecciones, las patadas o lo que toque), y mucho menos buscar una precisión milimétrica ante una acción técnica específica. Lo que hay que hacer es concentrarse en entrenar los reflejos, la velocidad de reacción, siempre en función de la búsqueda de la mejora en la ejecución, sí, pero centrándose ante todo una reacción rápida y efectiva que sea independiente de los detalles, buscando el automatismo que no esté atado a la precisión, sino más bien a la efectividad de la técnica.

Todo esto, por supuesto, se puede explicar con lenguaje más técnico y científico, ya que están más o menos estudiado y demostrados a nivel neurocientífico los mecanismos psicofísicos que hacen que el cerebro funcione de esta forma, llevando la ejecución de un ejercicio dado por repetición desde ciertas áreas corticales motoras (consciente) hasta el cerebelo, donde este ejercicio resulta automatizado (inconsciente). Pero lo importante es que, en la práctica deportiva y marcial, esto significa que hay que repetir buscando la fluidez en la ejecución técnica, no centrándose (perdiéndose, más bien) en los detalles. Buscar repeticiones y variaciones, buscar automatismos y técnicas polivalente, aplicables a situaciones u oportunidades globales.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com