La escala de percepción de esfuerzo de Borg (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Tipos o diversas clasificaciones de los músculos (I)

Tipos de fibras musculares

Tipos de contracciones musculares

Las fases del proceso de adquisición de técnicas deportivas en niños (I)

Biomecánica humana: análisis de la acción psicomotriz (I)

Productos y servicios relacionados

Equipos e indumentaria deportiva

Hay muchas formas de expresar cada sensación (sobre todo en el rico idioma español), y veremos que en algunas escalas se habla de "leve" o "fácil" en vez de "ligero", de "duro" o "difícil" en vez de "fuerte", de "moderado" en vez de "suave", etc. De ahí que se utilicen números, y se dejen las palabras sólo para aclarar un poco lo que significan. ;)

En otros casos simplemente el deportista o atleta se suele acostumbrar a manejar su nivel subjetivo de esfuerzo en función de un porcentaje. Siendo 100% el esfuerzo máximo, y equiparando sus niveles de entrega física de ahí para abajo. Así, si un entrenador acostumbra a decir que hagamos las repeticiones, distancia a recorrer, peso a levantar, etc. un porcentaje (por ejemplo, "10 repeticiones al 80%"), regularemos este nuestro esfuerzo de acuerdo lo que sentimos es el 80% de lo máximo que podemos dar.

Siguiendo esta escala un deportista o cualquier persona que se inicie en el deporte puede saber "hasta dónde" llevar su esfuerzo sin llegar a un sobreesfuerzo, pero al mismo tiempo exigirse lo suficiente como para poder mejorar. Para una actividad física moderada (actividad física para la salud) lo ideal sería mantenerse entre el (3) 10 y el (5) 13 de la escala. Es decir, entre un ejercicio ligeramente suave (moderado) y ligeramente fuerte, lo que equivaldría aproximadamente al 60% de la intensidad máxima de esfuerzo que podría realizar [1].

El esfuerzo físico realizado se manifiesta paralelamente, por supuesto, en la expresión del deportista. Así uno puede saber, viendo a una persona, que nivel de exigencia física está llevando, y si está cerca o no de su máximo esfuerzo. Así, siempre que sea posible, es mejor entrenar bajo la supervisión de otra persona que corrobore nuestras sensaciones. Teniendo en cuenta esto es que surgió el control que se conoce como "doble escala de Borg", y que hace referencia simplemente a que, mientras que el deportista anota sus sensaciones de acuerdo a la escala, el entrenador (o ayudante) hace lo propio, para luego comparar ambas escalas y poder tener un resultado "redundante" más fiable.

En última instancia, tanto la escala de Borg como toda intento de clasificación de valoración subjetiva del esfuerzo físico se basa en el sentido común, en el hecho de que todos sabemos (ya sea sintiéndolo en nosotros mismos, o viéndolo en los demás), cuando estamos más o menos cansados.

Notas:
[1] Aunque, por supuesto, para mayor exactitud en relacionar la escala de Borg con otras señales de cansancio o esfuerzo físico más objetivas, lo mejor es hacer una medición de equivalencia precisa individualizada, para cada persona, con la ayuda de un entrenador o instructor.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com