Ejercicio y capacidades físicas básicas: la flexibilidad (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Flexibilidad, salud y edad

Ejercicio y capacidades físicas básicas, la fuerza (I)

Ejercicio y capacidades físicas básicas, la velocidad (I)

Tipos o diversas clasificaciones de los músculos (I)

Tipos de fibras musculares

Tipos de contracciones musculares

Productos y servicios relacionados

Equipos e indumentaria deportiva

Los componentes de la flexibilidad

Se habla de flexibilidad en el cuerpo humano, en el contexto de las fisiología aplicada al deporte, cuando se hace referencia a la amplitud de movimiento de las articulaciones, junto con la capacidad de estiramiento de los músculos. La limitación sin embargo viene siempre en última instancia determinada por las articulaciones, es por eso que la flexibilidad no es un componente que pueda medirse en conjunto para todo el cuerpo, varía de una articulación a otra.

Cuando se estira, en realidad se busca estirar los componentes conectivos (ligamentos, tendones y cápsulas articulares) pero el músculo, aunque no se considera un tejido conectivo, suele jugar un papel fundamental, ya que si este no se relaja, los tejidos conectivos asociados tampoco lo harán.

La flexibilidad es fundamental no sólo porque previene lesiones (cuanto más pueda estirarse un músculo de ser necesario, menos posibilidades de rotura fibrilar, contracturas, etc.), sino porque posibilita mejorar la técnica.

Sin embargo, una mayor flexibilidad no es sinónimo de una mejora en el rendimiento si se superan ciertos parámetros. Estudiosos de la búsqueda de flexibilidad para el rendimiento deportivo han definido que lo ideal es tener en cuenta el tipo de deporte de que se trata:

Si se trata de un deporte que implica un rango de movimientos normales, una flexibilidad normal protegerá ante posibles lesiones, mejorando el rendimiento

Si se trata de deportes donde le rango de movimientos se salga de la media (es decir, se requiera más flexibilidad) habrá que aumentarla para evitar lesiones.

Por otro lado, hay que agregar que sólo pueden alterarse algunos de los factores que influyen en la flexibilidad, estos son:

a) - La temperatura central. La flexibilidad se incrementa con el calor.

b) - El nivel de actividad. Está demostrado que a mayor actividad física, mayor flexibilidad, por lo que las personas físicamente activas serán potencialmente más flexibles que las sedentarias, ya que el tejido conectivo se endurece si no se lo utiliza regularmente.

Como experiencia personal puedo aportar que al volver de una expedición a pie a una zona de montaña, estoy mucho más flexibles. Lo cual, por otro lado, se relaciona con que la flexibilidad puede entrenarse también, no sólo de forma pasiva, sino además (como en este caso) de forma activa.

c) - El participar en un entrenamiento y acondicionamiento de la fuerza bien diseñado.

d) - El participar en un entrenamiento y acondicionamiento de la flexibilidad bien diseñado.

En contrapartida, el entrenamiento NO puede alterar otros factores hereditarios que influyen en la flexibilidad, como son la estructura articular, la edad y el sexo.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com