Fútbol, ¿por qué pierden los grandes contra los chicos?


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La enseñanza y el aprendizaje del fútbol: técnicas de ataque (I)

Fútbol: técnicas de defensa

Acciones tácticas en fútbol y otros deportes de invasión

Fútbol, ¿Son normales tantas lesiones en el fútbol?

¿Adiós al fútbol espectáculo?

Planificación y organización de eventos deportivos y recreativos (I)

Progreso e involución del deporte y la sociedad actual (I)

Deportes, más rápido, más fuerte, más lejos, ¿mejor? (I)

Los desplazamientos deportivos

El equilibrio corporal une deportes

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

Indumentaria para deportes extremos y tradicionales

Un amigo decía que había que eliminar torneos como la Copa del Rey española, que posibilitan el cruce entre equipos grandes, de primera; y equipos chicos, de categorías inferiores. Según su teoría, los grandes siempre tenían mayores posibilidades de perder...¿cómo es posible? Me preguntaba yo...

Según mi amigo, esto ocurría por una razón muy simple: los equipos grandes no están motivados para ganar una copa que no les aporta nada a su sueldo de estrellas. Del otro lado, se encuentran equipos que tienen la posibilidad de medirse, a veces por primera y última vez, con grandes equipos. Equipos que dejarán la piel en la cancha porque, quizás y sólo quizás, consigan una victoria impensable, épica, para recordar y contar a los nietos.

Así, nos encontramos con casos como la derrota del Real Madrid frente al Alcorcón, y su posterior eliminación de la Copa del Rey. En beneficio de la teoría de mi amigo, hay que decir que estos casos "excepcionales" la respaldan.

Sin embargo, quizás allá otra explicación que va más allá de la motivación, y que tiene más que ver con el fútbol como deporte. Quizás y sólo quizás, el ganar un partido de fútbol, o el hacer un gran equipo de fútbol, no dependa del dinero invertido en pagar sueldos ni de la recopilación de estrellas individuales habilidosas por separado, sino de la cohesión que logre el equipo de fútbol como tal, como grupo.

Esto último suele ser más fácil cuando se trata de equipos locales, modestos, de barrio, donde a veces la gente se lleva bien y disfruta únicamente jugando, incluso pagan dinero para poder realizar la actividad...y cuando se paga por algo, ya no se trata de un trabajo, sino sin duda de una pasión.

Trabajo como obligación versus pasión como disfrute. Quizás acá esté la respuesta a la pérdida de David contra Goliath, algo impensable a veces, pero que ocurre en el fútbol y otros deportes de equipo bastante a menudo.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com