Normas para la prevención del contagio de enfermedades en deportes acuáticos (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Algunas medidas higiénicas y de seguridad para la práctica de actividades acuáticas

Bodyboard ¿y algo que no debería hacerse...?

A favor de la verdadera pesca deportiva

Consejo para que la indumentaria para los deportes acuáticos dure más

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: Valoración secundaria de un herido (I)

Productos y servicios relacionados

Equipo y servicios para deportes náuticos

Primeros auxilios y asistencia médica de urgencia

Existen ciertas enfermedades contagiosas o afecciones que suelen ir asociadas con los deportes acuáticos, sobre todo aquellos que se realizan en lugares públicos como piscinas, piletas o albercas donde se comparten los vestuarios y duchas con otros usuarios de las mismas instalaciones, y que se pueden prevenir si se siguen ciertas normas básicas de higiene y profilaxis.


Piscina, pileta, alberca
Evitando enfermedades contagiosas.

Para poder ingresar a una piscina pública (sea o no una institución privada) en muchos países es obligatoria una revisación o revisión médica, que se lleva a cabo cada determinado tiempo (normalmente 15 días) buscando detectar de forma precoz las afecciones más comunes, entre la que destacan los hongos o micosis que surge en la piel, la pediculosis y la otitis. Sin embargo, existen otros países donde, ya sea por su bajo nivel de contagio debido a la climatología (países secos, como España) no se realizan ni son obligatorias las revisiones médicas a los usuarios de instalaciones acuáticas, y el riesgo, aunque en principio menor, se incrementa por la falta de control.

En cualquier caso, existen ciertas reglas que podemos seguir de forma personal para evitar contagiarnos (y contagiar nosotros, si es el caso).

Micosis y hongos

Empezando por las enfermedades cutánea que se transmita por contacto, hay que decir que normalmente dan en los pliegues de la piel (sobacos, entre los dedos de pies y manos, ingles, etc.) por ser los lugares más propicios para que se desarrollen (donde hay calor y humedad). Como el agua de una piscina en condiciones posee sustancias para eliminar la mayoría de las bacterias y virus (cloro, bromo o lo que fuere), nuestra atención debe centrarse en cómo evitar un posible contagio fuera del agua, en el borde del vaso, en los vestuarios y duchas.

La clave la constituye el "aislamiento" de nuestras partes más sensibles (pies, manos e ingles) de los lugares comunes: suelo de las duchas, bancos del vestuario, suelo que rodea la pileta o piscina, etc.

Para esto es imprescindible usar unas chanclas, chancletas, ojotas, sandalias o similares que aíslen nuestros pies del suelo. Las usaremos para desplazarnos desde los vestuarios, justo después de dejar nuestro calzado de calle, hasta llegar al agua y viceversa. Es importante no dejarlas lejos de la pileta, sino en el borde, para evitar ir descalzos desde y hasta donde las hayamos dejado.

Igual de importante es usarlas en todo momento en el vestuario, y sobre todo en las duchas. Muchas personas cometen el error de ducharse descalzos en duchas públicas...algo así como una ruleta rusa para nuestros pies. Mientras nos secamos, siempre debemos estar sobre nuestro calzado de pileta, nunca deben nuestros pies descalzos tocar el suelo.

El segundo elemento importante será nuestra toalla personal. Es preferible que sean dos: una para los pies, y otra para el resto del cuerpo. Si sólo tenemos una, nos secaremos los pies a lo último. Esto se debe a que existen ciertos hongos que en los pies no son peligrosos, pero si se extienden a los genitales pueden transformarse en una enfermedad realmente grave (me refiero al papiloma).

Debemos secarnos a conciencia debajo de los brazos, entre las piernas y entre los dedos de manos y pies, buscando que quede la menor humedad posible antes de ponernos la ropa y el calzado.

Es muy importante que la ropa y calzado que acabamos de mencionar sean de uso estrictamente personal, lo que implica no prestarlas ni tomarlas prestadas, por razones obvias (evitar transmisión de enfermedades, que no discriminarán entre nuestras amistades o parientes).



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com