Deportes: más rápido, más fuerte, más lejos, ¿mejor? (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Planificación y organización de eventos deportivos y recreativos (I)

Progreso e involución del deporte y la sociedad actual (I)

Las crisis epilépticas durante las actividades físicas y deportivas (I)

La práctica deportiva en Estados Unidos vs Alemania (I)

Los desplazamientos deportivos

El equilibrio corporal une deportes

Dos tipos de tareas motrices

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

Indumentaria para deportes extremos y tradicionales

Cuando el desafío varia: algo más que uno influye.

Cuando lo que puede hacer nuestros compañeros y/o nuestro rival influye, porque lo que hace no será siempre lo mismo (y no sabemos a ciencia cierta qué será); y/o cuando el contexto, el ámbito o el medio en donde se desarrolla el deporte es variable, la complejidad del deporte y, por lo tanto (de acuerdo a nuestra vara de medir) su "valor", aumenta. En suma, un deporte es más complejo cuando las condiciones en las que se desarrolla dicho deporte son impredecibles en un alto grado, y por lo tanto las reacciones de los deportistas se tienen que adaptar a lo que suceda, más que a lo que "prevean" que va a suceder en faces previas o durante el desarrollo de la competición.

Todos los deportes de conjunto o de grupo se engloban bajo este apartado de deportes "complejos". Fútbol, béisbol, fútbol americano o australiano, básquetbol, tenis "grande" o "de mesa" (ping-pong) por parejas, voley, balonmano o handball, deportes náuticos a vea o con motor con tripulación o por parejas, paintball, carreras de orientación por parejas, escalada, montañismo o espeleología por parejas o en grupos, waterpolo, canotaje o kayakismo por equipos, hockey en todas sus disciplinas, rugby, cualquier carrera por equipos, y todos aquellos deportes de equipo que no menciono, tienen algo en común: implican un esfuerzo de coordinación con "otros", nuestros compañeros. Incluso hay que agregar bajo este apartado a la equitación, los raids, las carreras de trineo o cualquier otro deporte donde nuestro compañero es un animal, pero es igualmente un compañero con el que hay que coordinarse para que las cosas salgan bien.

Al mismo tiempo, aquí entran los deportes en los que el entorno es una variable fundamental y muy impredecible: los ya mencionados deportes al aire libre están aquí, debido a la meteorología, en cabeza: los terrestres y aéreos, de la mano del clima (viento, lluvia, etc. son determinantes), los náuticos, además, de la mano de las condiciones del mar, río, etc. (mareas, oleaje, corrientes, etc.). Todo esto hace que nunca se puede navegar o volar igual, que nunca se pueda uno mover igual al aire libre a priori, porque todo dependerá de lo que diga el medio ambiente, y ante él se reacciona.

Hay que mencionar también aquellos deportes donde es fundamental la interacción con el rival. Esto se ve claramente en los deportes de lucha o de combate y, por supuesto, en las artes marciales, de donde derivan. Cuando se desarrolla un encuentro de paintball, por ejemplo, no sabemos que hará el otro (grupo o persona) y tenemos que adaptarnos a sus movimientos, ya sea adelantándonos (toma de la iniciativa y ataque) o reaccionado ante ellos (defensa y contrataque). Lo mismo ocurre en una pelea cuerpo a cuerpo: todo depende de como reaccione el otro, ir con ideas preconcebidas de lo que "podría hacer" nuestro rival, si lo conocemos y los estudiamos, pero en definitiva todo se supedita a lo que haga REALMENTE en el momento de la verdad.

A su vez, tenemos que hablar de los deportes en donde la destreza corporal es tan exigente, que aunque no varíe el medio ni interactúe con el deportista rival alguno, la perfección es difícilmente alcanzable. El caso clásico son las disciplinas gimnásticas, donde cada detalle cuenta, y cada error se paga caro. Cuando estas disciplinas se realizan en grupo, la dificultad coordinativa es todavía mayor, y quizás en esa complejidad (como en toda complejidad y dificultad difícilmente alcanzable) radica su belleza.

Evidentemente, sea cual sea el deporte del que hablemos, los deportistas que lo practican no son máquinas perfectas, y el conjunto de su mente y su cuerpo (inseparables en la práctica) también puede no permitirle (por nerviosismo, por cansancio, por salud o por cualquier otra causa) no rendir como deberían de acuerdo a las circunstancias dadas o (al contrario) hacerlo mejor de lo esperado. Dicho de otra forma, la psicología y la motivación es otra variable a considerar, y que puede hacer de un perdedor un ganador y viceversa.

Equipo e indumentaria, factor suerte y lo impredecible

En cualquier deporte además, la única variable externa a la psiquis del deportista que puede afectar a su desempeño es la equipación deportiva (mejora en los trajes, calzados, etc.), y esta lo hace muy de vez en cuando, cuando es previamente permitida por el reglamento. Un caso reciente es el de la natación y sus trajes de cuerpo entero que han influido directamente en la bajada de tiempos de los últimos años. Otro que podemos mencionar es el de la evolución de las zapatillas en atletismo, que gracias a su ergonomía, liviandad, uso de clavos, etc., afectaron mucho al recorte de esas centésimas tan apreciadas en distancias cortas, y esas comodidad tan buscada en las pruebas de fondo.

La suerte y lo impredecible son variables que todo lo modifican, pero que (por definición) no se pueden controlar. Pero aunque no sea muy tradicional recordarlo, es innegable que algunos deportistas tienen más suerte que otros, y otros exactamente al revés...un caso muy mencionado de mala suerte es, por ejemplo, el del automovilista argentino Reuteman, que siempre salía segundo, y a veces por estrecho margen.

Por supuesto, delimitar lo que es suerte y simple consecuencia de nuestras acciones es prácticamente una tarea imposible, y por supuesto no es lo que pretendemos en este artículo, pero lo cierto es que su influencia no puede negarse, aunque no sepamos qué corresponde a nuestra buena estrella, qué al destino, o qué simplemente a nuestra habilidad deportiva.


Notas:
[1] Evidentemente los grandes tours en ciclismo y la natación de aguas abiertas, donde el recorrido no es nunca el mismo y las condiciones climáticas influyen, junto con cualquier carreras por equipos, en relevos, postas, etc. en cualquier disciplina deportiva y tipo de terreno, son más variables que las competiciones individuales y donde la distancias son fijas, a las que nos referimos. Lo mismo se aplica a las competiciones de mountainbike, donde también prima en gran medida la destreza, no la fuerza (velocidad y resistencia).



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Diccionario de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com