Leyendas urbanas: Chicos duros en problemas


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Las Leyendas Urbanas o Mitos Urbanos

Diferencia entre los Hoaxs y las Leyendas urbanas tradicionales

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Un mito urbano que cuenta que a los ´chicos malos´ del barrio les gustaba ir intimidando a la gente y repartiendo algún que otro golpe cuando eran mayores en número que la desgraciada víctima en desgracia.

La cuestión es que estaban de moda las punteras de acero en los borceguíes en aquella época, así que tenían un curioso juego: cada vez que un coche pasaba a cerca metían el pie debajo de la rueda y esta les pasaba por encima sin, por supuesto, lastimarlos en lo más mínimo.

Al parecer era divertido porque lo repetían con constantemente. Los conductores y pasajeros de los vehículos no se animaban a decirles nada. Ya sabían como reaccionarían esos muchachos.

Pero una noche, cuando volvían de emborracharse, el chiste les costó caro. Caminaban por la calle derribando a su paso bolsas de basura y papeleras con sus bonitos borcegos con punteras de metal, mientras esperaban ver pasar algún coche para hacer la gracias mencionada. De repente a los cinco energúmenos se les iluminó la cara. A pocos metros un camión de basura arrancaba para seguir su ruta después de haberse llevado unos cuantas bolsas de basura esparcidas por el piso. Los cinco chicos se acercaron a la vereda y plantaron el pie en el asfalto. La rueda del camión paso sobre cuatro de ellos mientras el quinto retiraba el pie a tiempo. Segundos más tarde varios vecinos se despertaron al escuchar los gritos de los cuatro energúmenos.

Sí, sus bonitas punteras de acero habían cedido ante el tonelaje del camión. El conductor del camión se asomó por la ventanilla y después de ver el incidente avisó a la ambulancia desde la radio.

Pasado un rato una ambulancia recogió a los cinco "pandilleros" y se los llevó al hospital. Una vez allí los médicos tardaron casi cuatro horas en sacarles las botas. Dos de ellos acabaron mutilados perdiendo los 5 dedos del pie derecho. Otro perdió tres dedos mientras que el cuarto perdió sólo el dedo gordo ya que los borcegos les quedaban grandes. Al quinto tuvieron que reanimarle tras sufrir una bajada de tensión. A ninguno de los cinco se les volvió a ver por la zona.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com