P. Edronkin

Paleontología y futurontología



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

La paleontología es una ciencia que mira hacia el pasado para explicarnos el presente, pero yo creo que también nos puede servir en gran medida para avizorar el futuro porque al conocer la explicación de los hechos característicos de la evolución natural de la vida sobre nuestro planeta, podemos inferir qué es lo que sucederá aquí en un futuro.

Esto, indudablemente, puede transformarse en un ejercicio puramente especulativo; el delirio y la divagación son cosas que frecuentemente ocurren sobre una base científica analizada con criterios propios de las seudo ciencias, pero también es posible hacer inferencias de carácter científico para tratar de ver qué es lo que ocurrirá, y no con el objeto de impedir las cosas que son naturales, como la lenta desaparición de muchas especies de mamíferos desde el oligoceno hasta la fecha, cosa que nada tiene que ver con las actividades del hombre que, como sabemos, apareció mucho después.

Lo que nos puede permitir aplicar la 'futurontología' es entender qué tendencias existen en la evolución, de qué manera la naturaleza va repitiendo recetas y soluciones por convergencia, y eventualmente, para qué existe la vida, si es que tiene un fin último. Entender lo que puede suceder en el futuro es tan importante como saber lo que sucedió en el pasado. Porque hay algo que tenemos que tener en cuenta, y es que las especies, incluyendo la nuestra, tienen una vida limitada a unos dos millones de años; tarde o temprano desapareceremos, quizás siendo reemplazados por otra especie humana, y algún día por algo completamente diferente, y sería bueno pensar en qué legado vamos a dejar, incluso en tan largo plazo.

El objeto de vivir es dejar algo más de lo que se ha encontrado al nacer; esto puede medirse en términos reproductivos o evolutivos, como ha sido hasta ahora, y también intelectuales, que es lo que agrega la especie humana a la evolución. Ahora, con nosotros, las ideas también pueden evolucionar.

Sabemos que la inteligencia no es privativa de los seres humanos, y que dadas las condiciones actuales, en un tiempo razonable en términos evolutivos, hasta las mascotas hogareñas pueden convertirse en ciudadanos refinados. Puede parecer algo esotérico hablar o pensar en qué clase de legado vamos a dejar como especie, pero seguramente si nos ponemos a pensar en ello la cosa es distinta, pues creo que muy pocos son los que realmente querrían que seamos recordados como una plaga más que como una bendición para el planeta.

Dado que somos inteligentes, racionales y conscientes, y que cada vez en mayor medida estamos adquiriendo roles antes reservados a la propia naturaleza en lo que se refiere a extinguir y crear especies, a modificar el entorno, equilibrarlo o desequilibrarlo, es nuestra responsabilidad dejar alguna clase de valor agregado a nuestros descendientes y a quienes algún día tomarán nuestro lugar, ya sean las próximas generaciones, otras civilizaciones y hasta otras especies.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©