Recuperación y reconstrucción del contenido de un arca

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Hacia la exploración interestelar

Productos y servicios relacionados

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Continuando con nuestro análisis sobre la factibilidad del "Arca de Noé" como medio de supervivencia, veremos ahora cómo deberían ser los medios de recuperación o reconstrucción del medio a partir de lo contenido en el arca. Semejante estrategia de supervivencia constituiría una apuesta fuerte, pero en la que no se debe dejar nada al azar.

Nuestro análisis se inició a partir del artículo "¿Es el "Arcade Noé" una estrategia de supervivencia realista?" que hemos publicado hace un tiempo. A través de los diversos artículos sobre este tema hemos demostrado que si bien el método puede ser factible para garantizar la destrucción de al menos una parte de un bioma, presenta muchas dificultades. Por lo tanto, se trata de algo que solamente puede ser emprendido teniendo a mano una cantidad y tipo de recursos muy importante, puesto que muchos de esos problemas solamente pueden ser resueltos con recursos tecnológicos, financieros y de experiencia que están muy por encima de las posibilidades de la mayoría de la gente.

Pero el problema de un "Arca de Noé" no se limita simplemente a colocar todo lo que se pueda dentro de ella, y ponerla en situación que ella haga quedar fuera de peligro, ya sea navegando, volando por el espacio o en un bunker cientos de metros bajo tierra. Ese es solamente uno de los objetivos pues otro es preservar el material, las personas, los animales, plantas y la información contenidos en ella por el tiempo que sea necesario, y por último, recuperar, resucitar, revivir o reconstruir el medio ambiente en cuestión.

Considerando que probablemente deberá ser adaptado a nuevas condiciones, la reconstrucción y adaptación de dicho ambiente será un reto mayor, pues hacer tal cosa no es ni siquiera sencillo a través de la evolución natural. Simplemente abrir las puertas y arrojar a todos y todo afuera del arca no funcionaría porque un medio no es simplemente una colección de seres vivos sino un sistema. Por ejemplo: si se han conservado carnívoros y herbívoros, antes de soltar a los carnívoros debería ser un hecho que exista un suficiente número de herbívoros ya adaptados al nuevo medio como para sustentar a esa población carnívora, pero sin llegar a convertirse en una plaga que podría poner en peligro a otras poblaciones animales o vegetales que también se intenta reconstituir.

En cuanto a esto se presentan entonces dos problemas:

Necesidad de conocimientos.

Energía y recursos para la reconstrucción

Necesidad de conocimientos:

Hemos visto que no resulta aconsejable simplemente liberar en el nuevo medio los seres y elementos que se han salvado, sin seguir un orden adecuado. Dicho orden debe ser calculado y diseñado cuidadosamente para evitar la pérdida de especies, ya sea aquellas que están dentro del arca, o bien las del nuevo entorno, el territorio, isla, continente o incluso planeta nuevo al que se llega, puesto que una invasión descontrolada de especies suele causar extinciones masivas tanto de los invadidos como los invasores, según se sabe pro la paleontología. Esto es lo que sucedió con las especies de América del sur y del norte cuando el istmo centroamericano se cerró hace algunos millones de años y las especies animales y vegetales pudieron desplazarse de sur a norte y vice-versa.

Causar una extinción masiva cuando lo que se intenta es salvar a todo un medio ambiente de una constituiría el fracaso de la misión, incluso si dicha extinción masiva solamente afectara a los organismos y al medio ambiente al cual el arca acaba de llegar de forma figurativa o literal. un nuevo entorno merece tanto respeto como aquel que se intenta salvar. Sería moralmente contradictorio intentar salvar algo a expensas de otra cosa. Una invasión en cierta medida sería inevitable, pero se debe tratar de minimizar el impacto, y esto solamente se puede lograr con conocimientos, tanto previos, respecto de la biología y características de lo que hay en el arca, como así también respecto del nuevo entorno. Esto quiere decir que muy probablemente no se podría liberar el contenido del arca inmediatamente después de la llegada a las costas, órbita o superficie del nuevo medio, pues sería necesario algún tiempo para estudiarlo, y como en ese lapso de tiempo, organismos vivos y activos podrían morir, o bien habría que garantizar su reproducción en un número mínimo e indispensable dentro del arca, o bien deberían ser mantenidos de alguna forma en estado latente – hibernación o código genético para reconstituir por clonación – para evitar que el ciclo natural de la vida cause problemas en caso de que el viaje y la espera resulten imprevisiblemente prolongados. La necesidad de obtener conocimientos suficientes antes de la reconstitución hace aconsejable entonces apostar por un modelo de conservación de especies basado en la latencia.

Energía y recursos para la reconstrucción:

Cualquier proceso que implique la liberación de las especies contenidas en un arca representará un consumo de recursos, lo cual, en definitiva, se transforma o reduce a dos materias primas esenciales: tiempo y energía.

Hemos visto que el problema del tiempo puede resolverse o preverse si se emplea un paradigma de latencia para conservar las especies, pero en cuanto a la energía, es necesario decir que el arca debe contar con suficiente de ella como para poder encarar el proceso de reconstitución del medio sin problemas. Detener el proceso de reconstitución del medio por falta de energía podría causar daños irreparables, por lo que el sistema del arca debe garantizar que se cuente con suficiente energía como para poder realizar la reconstitución sin problema alguno (ver Supervivencia urbana: apagones y cortes del luz).

Dado que es imposible predecir qué clase y qué magnitud de recursos naturales serían necesarios para una reconstitución en cualquier nuevo entorno, la provisión de energía debe ser garantizada con un sistema capaz de funcionar por períodos extendidos de tiempo, que sea redundante, pero también que se pueda reparar a sí mismo, que sea autónomo y de ser posible, que se pueda regenerar. En algunos casos podría ser necesario dejar de forma latente al contenido de un arca por cientos o miles de años, o aún más. De ahí la importancia de contar con sistemas de provisión de energía que sean literalmente infalibles.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com