¿Qué pasará si hallamos vida fuera de la Tierra?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Hacia la exploración interestelar

¿Destrozaremos otros planetas?

¿OVNIS o ilusiones?

La ruleta de la exobiología

El espacio exterior

Factores humanos

Estándares demasiado elevados

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Algunos dicen que sería el descubrimiento más importante de la historia de la ciencia pero ¿qué impacto podría tener sobre nosotros?

La búsqueda de la vida extraterrestre es una actividad que en el mundo científicos e toma bastante en serio: La astrobiología o exobiología es la ciencia específica dedicada a este tema e incluso alguos aspectos de la ovniología pueden considerarse como una actividad de características que se acercan a lo científico. Proyectos como el SETI, el cual analiza las señales radioeléctricas provenientes del cosmos para tratar de hallar alguna que no sea de origen natural sino evidentemente inteligente también es una tarea que ha ido ganando aceptación dentro de la comunidad de la ciencia. Pero ¿y qué podemos esperar que suceda si y cuando finalmente constatemos la presencia de algo o alguien más allá de nuestra atmósfera?

En buena medida depende de la clase de vida que encontremos - suponiendo que lo hagamos - pues una cosa es si se trata de vida inteligente y otra si se trata de vida primitiva; y si es inteligente, depende del grado de progreso tecnológico que posea y de las intenciones de ellos hacia nosotros. La distancia también juega un papel decisivo por varias razones.

Recientemente se ha anunciado que en la atmósfera del planeta Marte se detectó la presencia de gas metano proveniente de determinadas fuentes que se encuentran en la superficie del planeta. Respecto de esto existen dos posibilidades:

Que se trate de emanaciones provenientes de fenómenos naturales no biológicos.

Que se trate de emanaciones bioquímicas, provenientes de seres vivos que de alguna manera han logrado sobrevivir y prosperar en ese ambiente. En este sentido es importante destacar que ya hace algunos años la NASA presentó evidencia circunstancial de posible vida en aquel planeta: Se trata de un meteorito proveniente de Marte, hallado en la Antártida, que pareciera contener microfósiles. Este nuevo hallazgo sobre el metano resulta sugestivo

En el caso de que existiera vida primitiva en Marte ya estaríamos frente a un hallazgo fenomenal, pero perfectamente explicable por medio del fenómeno conocido como panspermia. Precisamente, a través de meteoritos expelidos de la superficie de un planeta, la vida podría llegar a otro relativamente cercan, o con probabilidades mucho más bajas, a otro planeta adecuado en otro sistema solar. La relativamente corta distancia entre la Tierra y Marte hace que la panspermia entre estos dos planetas sea probable.

Otra posibilidad es hallar signos de vida en planetas extrasolares: El recientemente descubierto Gliese 581c es un planeta de aproximadamente cinco veces la masa terrestre, que se encuentra orbintando alrededor de la estrella Gliese en un orbital significativo denominado "zona habitable". Esta zona es aquella en la cual puede existir agua en estado líquido, dada la temperatura que se obtiene a partir de la distancia a la que se halla el planeta de la estrella. La zona habitable de nuestro sistema solar encuentra a la Tierra y muy marginalmente, a Marte. O sea que en Marte, bajo ciertas condiciones - por debajo de la superficie a una temperatura algo mayor que en la superficie - puede haber agua en estado líquido. La estrella Gliese es de menor magnitud que nuestro sol y por lo tanto su zona u orbital habitable se encuentra más próximo, pero Gliese 581c se encuentra exactamente allí.

Analizando espectrográficamente un planeta semejante, es posible obtener evidencia indirecta de procesos biológicos, como la presencia de ciertos gases en una eventual atmósfera. Ya sea Gliese581c u otro planeta extrasolar que se pueda hallar en la zona habitable de su propio sistema solar, quizás se encuentre vida aunque si existiera o la información pudiera sugerir algo así, con esos indicios solamente no bastaría para saber si se trata de vida inteligente, y aún aunque así fuera, tendría que existir un cierto grado de desarrollo tecnológico como ara hacer que resulte detectable su actividad, como por ejemplo, el desarrollo de sistemas de comunicaciones que emitan ondas radioeléctricas.

Aparte de eso, hallar vida inteligente extrasolar con capacidad para los viajes espaciales e interestelares sería aún más interesante pero es menos probable - aunque no por ello imposible - y también encerraría más riesgos. Nosotros mismos no hemos llegado a la última etapa de esa categorización, pues nos falta desarrollar la habilidad para la navegación interestelar. En este sentido la vida inteligente, en esta etapa de nuestra propia evolución tecnológica la podríamos hallar de dos formas más probables:

A través de un contacto radioeléctrico, con mecanismos como el SETI.

Por medio de una visita de ellos a nosotros.

Quizás alguna vez nosotros seamos los que tengamos la tecnología como para efectuar viajes interestelares utilizando motores warp como los calculados por Alcubierre o medios semejantes pero por ahora. Salvo que alguna de nuestras sondas enviadas a lo largo y ancho del sistema solar se crucen con una nave extraterrestre - algo por demás improbable - cualquiera de las otras dos formas que cité podrían constituir los escenarios más probables. En este sentido hay que aclarar tres puntos importantes:

El desarrollo de la tecnología para viajes a velocidades superlumínicas no es materia de ciencia ficción sino que ya está en marcha. Incluso la NASA cuenta con algunos programas de investigación y desarrollo preliminares cuyo objeto consiste en encauzar las ideas y nuevos conceptos que van surgiendo a partir de trabajos muy serios como los de Alcubierre, Van den Broeck y otros, y que parecen indicar que es enteramente posible construir sistemas de propulsión que permitirían la navegación interestelar robótica o tripulada. Esto no sucedería en pocos años, pero sí en algunas décadas o tal vez un siglo. Hay por supuesto, muchos obstáculos importantes para superar antes de que las ideas para efectuar viajes FTL (por "faster than light" o "más rápido que la luz") se transformen en una realidad y los esfuerzos de agencias como la NASA y otras, incluyendo algunos establecimientos de investigación privados, se dirigen principalmente a establecer metodologías de estudio para separa la paja del trigo, es decir, las ideas puramente especulativas de las propuestas realistas y de calidad auténticamente científica.

Se debe tener en cuenta lo que ya se ha investigado en materia de OVNIS. Es importante aclarar que se debe separar lo que es creencia de lo racional y real. Hay muchas cosas muy poco serias en materia de testimonios y supuestas evidencias sobre la presencia de extraterrestres en nuestro planeta, pero también hay algunas cosas sugestivas y la posibilidad de que algo así como una visita de viajeros interestelares alienígenas ocurra o ya hubiera ocurrido no debe descartarse - me viene a la mente la ecuación de Drake. Lo importante sería tratar de comprender cual sería el impacto social, religioso, científico, político, militar, etc. De un hecho semejante y es algo que debería tratarse con sumo cuidado por que hasta donde sabemos por nuestra propia historia, el contacto entre una civilización comparativamente más avanzada que otra algo más primitiva, al menos tecnológicamente, no es algo que termina bien.

Es muy poco probable que un contacto con vida extraterrestre se produzca en un virtual empate en términos evolutivos y tecnológicos. Lo más probable es que nosotros seamos más avanzados o que nuestros interlocutores lo sean. De venir ellos hacia aquí seríamos quienes potencialmente nos beneficiaríamos de lo que podemos aprender, pero también estaríamos ene l grupo de mayor riesgo. De encontrar vida en un estado evolutivo que fuera - digamos - comparable a nuestra civilización en la edad media y de ahí para atrás, hasta llegar a los protozoos, nosotros seríamos quienes tendríamos la ventaja pero también la mayor responsabilidad para evitar que nuestras incluso bienintencionadas acciones no acaben con el ecosistema del otro mundo que habremos descubierto.

A fin de cuentas debemos asumir que es mucho más probable que hallemos vida extraterrestre a lo contrario. Es muy difícil que seamos los únicos seres vivos en el universo y también es probable que nos topemos con formas de vida en distintos grados de evolución porque hacer un primer contacto con alguna forma de vida no implica que ella sea la única además de la nuestra. Desde ya hace un siglo que nuestras ondas de radio y televisión se propagan hacia el universo en una esfera que actualmente tiene alrededor de cien años luz de radio. Es posible que alguien ya escuchó nuestras señales y quiérase o no, hay que prepararse porque es cuestión de tiempo hasta que vayamos a visitarlos o ellos vengan hacia nosotros. No pensar en las buenas y malas posibilidades que esto nos traería sería como pensar que un país puede existir sin un ministerio de educación, sin fuerzas de defensa y sin todas las cosas que se piensan en cualquier país teniendo en cuenta le futuro. No podemos jugar a las apuestas con el futuro de nuestro planeta.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com