Estándares Mayas

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

La estandarización del equipo

Cliché: Somos muy diferentes

Todos los consejos al aire libre

Escribiendo nuestros propios relatos para asegurar nuestro futuro

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

El concepto de unidades de medida como el metro, el litro o el quilate es fundamental para nuestra forma de entender el mundo; ya sea que hablamos de arshines, arrobas, picosegundos, kiloparsecs, pulgadas, decámetros, o shannons, necesitamos de referencias que son patrones para establecer múltiplos o submúltiplos de ellos y así medir y proporcionar las cosas.

Si nos ponemos a pensar en el asunto podremos concluir rápidamente que nos resultaría muy difícil entender la realidad sin esos patrones y múltiplos. Las oficinas de patentes, patrones y medidas de alrededor del mundo luchan constantemente pro darnos los patrones más absolutos y preciso. Un metro empezó como una cosa pero en la actualidad se define de manera muy distinta, o por ejemplo, en el caso del quilate que se tomó a partir de una semilla tan invariable y repetible naturalmente que se pudo utilizar desde antiguo como una unidad de medida para cosas de muy poco peso y mucho valor, como las joyas y piedras preciosas. Pero una de las particularidades de los humanos es que gracias a nuestra capacidad para razonar podemos crear cosas muy diferentes aunque de igual valor. Por más que no muchos entendamos lo que está escrito en chino, sabeos que se trata de comunicar algo tanto como con el alfabeto latino, aunque en ambos casos se trata del uso de símbolos definidos. Le damos a la cuestión algún valor y no nos pondríamos a quemar un libro chino simplemente porque no lo entendemos. Es decir, aunque no nos sirva, no deja de tener algún valor.

Los pueblos nativos de América ingresaron al continente por el norte, según las modernas teorías antropológicas y arqueológicas. La hipótesis planteada por la travesía del Kon Tiki no parece tener sustento debido a análisis de ADN realizados sobre los seres vivos de la Isla de Pascua, y por lo tanto se debe concluir que tras cruzar el estrecho de Bering, los antepasados de los indios americanos fueron migrando lentamente hacia el sur. Todos los indios americanos comparten un origen étnico común y por ello, además de razones históricas y geográficas hacen imprescindible para no convertirnos en brutos ignorantes, hablar de América como un conjunto que va desde Alaska a Tierra del Fuego, y no de "las Américas", del mismo modo que no existen dos Europas o dos Asias. Los Mapuches de la Patagonia tienen el mismo irgen que los Sirionó de Bolivia, los Apaches o los Inuits.

Por ello, los indios comparten ciertos conceptos diferentes a los nuestros pero no por ello menos válidos. Por ejemplo, muchos grupos indígenas no poseían lengua escrita, pero su desarrollo cultural en esas condiciones era mucho mayor al de los Indoeuropeos cuando tampoco poseían un alfabeto. Otros grupos indígenas no conocían lo que era una guerra o un dios, pero podían vivir perfectamente sin ello y poseían lenguajes de más de treinta mil palabras, unas quince veces más de lo que podía articular en su propio idioma muchos de los eruditos europeos que llegaron al nuevo mundo para conquistarlo y juzgar el "indudable" primitivismo indígena. En ese proceso, esos pueblos nómades en principio fueron desarrollando sus propios valores, en algunos casos el sedentarismo y luego algunas civilizaciones importantes, entre las cuales destacan los incas, los mayas, y los aztecas, entre otras. Cada una de esas civilizaciones desarrolló aspectos culturales peculiares, pero uno que resulta sumamente interesante es el de los estándares a los que arribaron los mayas, de quienes se puede decir que además de bastante violentos, eran excelentes científicos y tecnólogos sin nada que envidiarle a los europeos. El calendario maya, por ejemplo, es más preciso que el que utilizamos en la actualidad.

Pero los mayas nunca tuvieron un sistema de unidades de medida como entendemos nosotros. Para un maya clásico, un litro o una hectáreas no tendría significado puesto que sus estándares pasaban no por unidades sino por proporciones. En efecto, de la observación de las formas naturales y la aplicación de sus conocimientos de geometría ellos llegaron a la conclusión de que todas las cosas podían medirse entre su perfección o imperfección de acuerdo a las proporciones que guardaban respecto de dos formas básicas: Los círculos y los cuadrados.La perfección, para ellos, se lograba cuando el encaje o la combinación entre ambas formas era lo más ajustado posible.

Una analogía entre la dicotomía de las proporciones y magnitudes mayas versus las nuestras se puede establecer respecto de los dos tipos de gráficos principales generados pro computadora: Uno es el de los mapas de bits o bitmaps, que correspondería a nuestra perspectiva sobre los estándares y medidas, basados en magnitudes finitas, y el otro tipo es el de los gráficos vectoriales, más próximos conceptualmente a la forma maya de entender el mundo. En otras palabras, ellos consideraban que toda forma perfecta podía derivarse de la combinación de estas dos, y de esa manera construían sus edificios y ciudades, los cuales han perdurado hasta nuestros días en muchos casos, lo cual es un testimonio de lo acertado de sus métodos y sus estándares.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com