Más vale creído que mediocre, más vale aristocracia que masa

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Tótems versus exploradores

Las joyas de siempre

Una objeción a los que objetan

No hay por qué inhibirse

Culturas diferentes

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Artistas, escritores, escultores y aventureros de todo tipo necesitan de un tiempo libre para crear que los trabajos corporativos y tradicionales no les pueden dar.

Ya es suficiente con esto de nivelar hacia abajo. Si bien en nuestra sociedad existe cierto aprecio por la inventiva y la creatividad, el solo hecho de que a lo largo de la historia estas personas han tenido que subsistir en muchos casos, en condiciones cercanas a la pobreza o con trabajos o empleos realmente paupérrimos en relación a su potencial, nos demuestra que el creativo, artista, etc. no debe esperar mucho.

Y esto resulta bastante paradójico, puesto que la sociedad muchas veces se beneficia enormemente de los inventos y creaciones de estos individuos particulares. Paul Gaugin, por ejemplo, era un empleado bancario que como tal, hubiera muerto en el anonimato de la sociedad de Francia de fines del siglo XIX. El desarrollo de su estilo particular de pintura, correspondiente al período impresionista, su estancia en Tahití y lo que se relaciona con lo que le aportó al mundo no tiene nada que ver con su actividad en el sector bancario.

Irónicamente, son los bancos los que ahora se benefician directa o indirectamente por los cuadros subastados de artistas como éste, y el impresionismo - estilo de arte despreciado en aquel entonces - hoy es estudiado y admirado por todos, incluyendo la clase de académicos y escolásticos que por aquellos tiempos despreciaron a los impresionistas. Por eso, y para evitar caer en lo mismo, es hora de empezar a pensar en desarrollar más en sector de los empleos a distancia y facilitarle la vida a esta gente que por ser más capaces que el resto, no deben ser segregados.

Dicha segregación ocurre a la inversa y parte del supuesto de que solamente se puede segregar por incapacidad real o aparente, es decir, porque a alguien se lo considera "inferior" por algún problema congénito, una cuestión étnica, etc. pero la segregación inversa ocurre por incomprensión, mal aprovechamiento de los recursos y envidia.

Es bastante común que a una persona que se destaca naturalmente se le asigna el mote de "creído", porque los interlocutores de ese individuo asumen que al hablar, en vez de hacerlo de manera que sus mayores conocimientos, dicción, etc. le salen con naturalidad, en realidad les estaría pasando por frente de sus narices el hecho de creerse superior. Pero en tal caso, lo que importa - y lo lamentable - no es la percepción de superioridad de uno, sino la de inferioridad del otro.

La persona que se destaca, el que es más capaz, más inteligente, más rápido, etc. Tiene derecho a obtener más siempre y cuando lo haga en base a su propio esfuerzo o de manera que no perjudique a los demás. Tratar de quitarle este derecho a esos individuos capaces sería como pretender cortarles el suministro de oxígeno; una aberración que va en contra de la naturaleza y la evolución.

Es cierto que argumentos de este tipo han sido esgrimidos por grupos sectarios y fascistas, pero para justificar su pretendida superioridad en base a argumentos discriminatorios, y no como premio a la capacidad. El problema es que premiar siempre ha sido impopular porque implica que el resto no recibe un premio; hay mucho de envidia disfrazada de lucha contra la segregación.

Los propios gobiernos deberían considerar con cuidado este aspecto, pues si bien cuantitativamente estas personas son inferiores a la gran masa de la población, es indudable que el rédito que le aportan a las naciones es infinitamente mayor desde un punto de vista cualitativo. Para mencionar un solo ejemplo: el desarrollo turístico alrededor de los museos que contienen sus obras es millonario.

El explorador, el creador, etc. necesitan ser premiados. De lo contrario la innovación se detiene. La masa no innova sino que la innovación es por definición la marca del individuo excepcional. Tan solamente esto ameritaría una consideración más profunda.

Puede ser que sea más cómodo para muchos que se reprima el pensamiento aristocrático en el verdadero sentido de la palabra aristocracia, pero no es lo más sano ni lo natural. Cada uno tiene derecho a estar orgulloso de sus logros.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com