Las estrategias corporativas de la Iglesia Católica y sus enseñanzas de liderazgo (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La decadencia física y mental del ciudadano (I)

La supervivencia del ser humano mediocre (I)

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

Una objeción a los que objetan

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Bibliografía de filosofía oriental

Bibliografía de filosofía occidental

En el caso de las ceremonias religiosas, lo que hizo es organizar su calendario de forma sistemática para "acallar" los antiguos ritos: hacer fiestas en la misma época, meses o días que las fiestas antiguas, "asociándose" (por describirlo en lenguaje comercial) con el "competidor", infiltrándose a través de sus "servicios", ofreciendo sus "ofertas espirituales" en las mismas fechas y lugares, de forma tal que el resultado final fuera la anulación de la competencia y la consecución de un "público cautivo".

Pero lamentablemente, lo cierto es que las cosas no fueron ni tan fáciles, ni tan preestablecidas y premeditadas. Y esto lo demuestra un simple hecho: la Iglesia ganó finalmente, pero no el precio que tuvo que pagar fue también el cambio. Así vemos cómo los ritos paganos se mezclan con los ritos cristianos en muchos casos, y la Navidad lo atestigua.

Esta estrategia de la Iglesia Católica va incluso más allá, es casi constitutiva a su esencia, ya que la propia historia de su ascenso como representante de una religión es también una historia de ceder para ganar, una historia casi "taoista" del liderazgo. El rito cristiano se transformó en "romano" uniéndose al enemigo que crucificó a su líder, y en "Iglesia" al fundirse totalmente al estado que en sus inicios desafió hasta provocar la persecución de los "rebeldes" seguidores de Jesús.

El precio que se paga por ceder es cambiar. A nivel del enfrentamiento entre civilizaciones, esto se conoce como "aculturación". La aculturación es un fenómenos que denota el hecho de que cuando una cultura "invade" a otra, existe siempre un "reflujo" cultural que también modifica a la cultura invasora. En este sentido, el mejor ejemplo lo tenemos en la cultura estadounidense y su influencia en América Latina. En los países hispanohablantes "el modo de vida (norte)americano" es indudablemente una realidad perseguida por muchos que se meriendan los dictámenes de Hollywood sin ningún tipo de visión crítica, pero al mismo tiempo, en el país del Tío Sam el segundo idioma más hablado es el español, y los "latinos estadounidenses" se integraron tanto con sus formas culturales al gran país del norte, que sería difícil afirmar que Estados Unidos no pagó un precio por intentar "dominar" América Latina (culturalmente hablando). Sólo un ejemplo: un policía tiene que saber algo de español para poder desempeñar bien su función en EE.UU.

A nivel de liderazgo, esto evidencia (incluso nos demuestra) que cualquier tipo de fusión de una organización con su/s rival/es, o cualquier tipo de anulación de la misma por métodos de "sobreescritura" (absorción para la anulación) implica correr el inevitable riesgo de cambiar (para bien o para mal) durante el proceso. Y cambiar, en definitiva, de forma no controlada.

Porque "unirse a la corriente" cambia tanto a la corriente como al que se une, así nos lo enseña el taoísmo y la historia.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Diccionario de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com