Crítica: Prometheus, una película irreal e ilógica


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

District 9, recuerde: una sonrisa cuesta menos que una bala (I)

Crítica de la película "La Guerra de las Galaxias Episodio I, La Amenaza Fantasma" (I)

Crítica de la película "La Guerra de las Galaxias Episodio II, El Ataque de los Clones" (I)

Crítica de la película La Aldea o El Bosque (The Village) (I)

Semiología - Cinematografía

El halcón maltés (I)

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

1 - Sublime, imprescindible.
2 - Hay que verla, sorprende.
3 - Hay que verla, no está mal [depende...].
4 - Ni fú ni fá, usted decide.
5 - Véala si no tiene algo mejor que hacer.
6 - No hay que verla.
7 - Decadente, patética.

Es increíble como guionistas con experiencia relativa en el género de ciencia ficción, cometan errores infantiles de lógica científica y del comportamiento humano en películas con astronómicos presupuestos como Prometheus de Ridley Scott, pero más increíbles es que este último lo permita.


Trailer de la película Prometheus (Prometeo).

No voy a criticar aquí (aunque podría) la falta de originalidad del guión, los lugares comunes por los que transita. Voy a hablar de su falta de lógica. Porque todos podemos tolerar que en películas de bajo presupuesto y (sobre todo) de pocas ideas, se permitan ciertos deslices lógicos, pero no si el largometraje tiene muchos millones atrás y está liderado por Ridley Scott. Es un deber moral (y no exagero) exigir o criticar a aquellos que se gastan millones en un producto que finalmente no es bueno, porque entonces lo que se invirtió en arte, fue un desperdicio que bien pudo haberse invertido en resolver problemas más concretos del mundo o (sin ir más lejos y siendo más consecuentes con la trama de la película) en investigación y desarrollo para posibilitar viajes espaciales exploratorios, tripulados y de larga duración.

Ridley Scott invierte acá en un producto que será, por la portación de su nombre, más o menos exitoso. Pero que a todas luces resulta irreal o ilógico, no ya para un científico que se dedique a los viajes espaciales y pueda sacarle ciertos "detalles" incoherentes, sino para cualquier que haya leído un poquito y sepa de la seriedad con la que se maneja la exploración espacial, que ya hoy existe, y que se proyecta aún con más ambición para el futuro.

Advierto que esta es una crítica para leer después de haber visto la película, ya que voy a hablar de partes concretas del argumento y del guión. Los que no hayan visto Prometheus, por lo tanto, y la piensen ver, no recomiendo no lean lo que sigue si quieren juzgar o disfrutar de la película sin juicios previos.

No puedo tolerar que en una película de ciencia ficción de supuesto renombre, los exploradores de una expedición "científica" que pisa por primera vez un planeta, a los 10 minutos se saquen los cascos de sus trajes espaciales porque "hay aire respirable generado por terraformación para nosotros". Si en condiciones de riesgo NRBQ en el propio planeta Tierra, y por motivos de precaución, para garantizar la supervivencia en (por ejemplo) un laboratorio de investigación farmacéutico, se utilizan trajes o EPIs como parte ineludible de un procedimiento de seguridad, con más razón se utilizarán en una atmósfera alienígena, haya o no aire respirable.

Un científico es por definición una persona bastante racional que sigue procedimientos perfectamente pautados para ciertas situaciones que caen bajo la órbita de la ciencia que domina. Lo mismo se aplica a un explorador. ¿A quién en su sano juicio se le ocurriría sacarse el casco de un traje espacial guiado por cierto "entusiasmo", o sea, "a lo loco", cuando resulta obvio que están en una atmósfera extraña para el ser humano? ¿y porqué el resto de los científicos seguirían tan idiota ejemplo?.

Sigamos con las ridiculeces que nos depara el guión: tras haber cometido el error (tontería, siendo claros) de exponerse, no sólo al aire "creado" quién sabe por quién y por qué dentro de una estructura no identificada, y en el entorno de la atmósfera irrespirable y tóxica de un planeta prácticamente desconocido, el grupo explorador sigue su camino hasta encontrar señales claras de desarrollo tecnológico y restos biológicos de una raza extraña, diferente, en principio, al ser humano. Alienígenas, extraterrestres, como no podía más que esperarse. ¿Retorna entonces a ellos una momentáneamente perdida racionalidad y se aíslan entonces en sus trajes espaciales, como la lógica pide a gritos? NO. El guión, para salvarse a esta altura, los debería declarar a todos locos por alguna razón. Pero al parecer los guionistas, no contentos con semejante actuación irreal por parte de supuestos científicos exploradores, hace que estos se sigan comportando como un grupo de personas sin formación ni disciplina alguna, casi como una panda de amigos bastante irracionales que, tras una noche de embriaguez, salen a descubrir el mundo sin preparación alguna, tal que la versión espacial y bizarra de Verano Azul. De hecho, hay un "científico" a todas luces desequilibrado (¿quién contrataría a alguien así para una misión exploratoria clave para la humanidad?) que se droga dentro de su traje espacial (¿?), y el capitán fuma dentro de la nave desde el principio de la película, cuando esto no está permitido, por cuestiones de salud y seguridad, ni siquiera en un avión de línea comercial en la actualidad...¡inaudito!

La película parece escrita por ignorantes que, se intuye, creen que lo único necesario para explorar otros mundos es disponer de tecnología al mando de un grupo de monos con navaja (con perdón de los primates) guiados por sus instintos más básicos, y donde la racionalidad brilla por su ausencia, incluso en el caso del único robot de la tripulación. Este, pese a no disponer en teoría de sentimientos y alma (se dice durante la película) da muestras de una idiotez cibernética suprema al dar por supuesto que una raza alienígena es amigable, y ponerse a la distancia correcta para recibir un gancho le arranca la cabeza (literalmente).

Las navajas de los monos son un capítulo a parte: las armas se usan cuando cada uno quiere, el orden de mando brilla por su ausencia, y esto parece el salvaje oeste. ¿Alguien puede creer que en una misión espacial seria las armas sean de libre acceso para la tripulación y cada uno haga lo que le de la gana sin que exista una jerarquía de mando?

En un momento dado se da una orden de retorno a la nave, y los científicos, como niños pequeños que no pueden dejar de jugar el último día de las vacaciones, se retrasan y casi mueren por ello. ¡Pero si acaban de llegar a planeta! ¿qué apuro tenían? ¿o es que después de viajar años no pensaban quedarse, por lo menos, algunos meses o semanas explorando, descubriendo, analizando con riguroso método total tranquilidad? ¿por qué precipitarse a hacer semejante sarta de estupideces? ¡Un sinsentido tras otro!

En resumen, una película que, con ese despliegue de medios gráficos y con la posibilidad de conexión con otros clásicos del género como Alien, podría haber sido mucho. Pero que, lamentablemente, cae en el terrible error del total desconocimiento de cómo se harían las cosas seriamente en una misión espacial tripulada de exploración a otro planeta. ¿Por qué? Sinceramente, todavía no me lo explico, ya que se supone que con dinero se puede contratar a gente pensante o, al menos, a asesores técnicos competentes que remarquen los errores lógicos del guión. El hecho es que no fue así, el resultado, un producto cinematográfico mediocre, similar a un film de acción donde la lógica del guión queda relegado a las persecuciones y explosiones. Sinceramente, esperaba más de Ridly Scott.

Sin embargo y pese a todo, para no ser tan negativo y en honor a la verdad, creo que es una película digna de ser vista, y que de haber sido hecha por otro director, es más que aceptable. Pero somos en cierta forma esclavos de nuestro pasado, de "lo alto que hayamos puesto el listón", por eso me permití, con toda modestia, ser duro con la crítica a Ridly Scott, porque sé que sin duda (con un simple asesor en materia científica y de ciencia ficción) podría haberlo hecho mucho mejor. La película, igualmente, tiene ciertos momentos que rememoran los ambientes de la vieja y primera "Alien", sobre todos los paisajes extraplanetarios (por supuesto, del planeta tierra) de las primeras imágenes, que nos transportan a otro mundo, aunque, en realidad, son parte de la naturaleza que en este planeta cada vez vemos menos, por tener una vida de ciudad. Por otra parte, ciertos cabos sueltos en el guión dependen de una futura segunda parte que, esperemos, mejore

Ficha técnica de la película
Título original: Prometheus
Dirección: Ridley Scott
País: Estados Unidos
Año: 2012
Duración: 124 min.
Género: Ciencia ficción, Terror espacial.
Reparto: Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pearce, Logan Marshall-Green.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com