Escribiendo nuestros propios relatos para asegurar nuestro futuro

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

El laberinto de piedra del Blanco

El púrpura de Tiro

El arte fenicio y su significado

Los exploradores fenicios

Más vale creído que mediocre, más vale aristocracia que masa

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Arte y artesanías

Hay personas que tienen un talento especial para escribir de manera artística, pero todos podemos relatar nuestras historias. Escribir no es difícil; solamente requiere de un impulso inicial y luego, como cualquier otra habilidad, el hecho de relatar nuestras actividades, ideas y experiencias mejora con la práctica.

Y para quienes nos dedicamos a la exploración o partimos de la base de una filosofía basada en la aventura, el riesgo, la búsqueda de lo desconocido o simplemente ser diferentes a la gente promedio, relatar lo que hacemos adopta una importancia mucho mayor pues solamente podemos construir nuestro ideal sobre los recuerdos. La imaginación le sobra a cualquiera, pero las ideas se construyen unas sobre otras, y la exploración futura siempre se basa en la que ya ha pasado: no se trata de esfuerzos aleatorios sino de una continuidad. Esta es una de las razones por las que los exploradores siempre deben conservar y llevar un diario de sus actividades, y esto, llevado a la escala de los pueblos y culturas, puede definir a aquellas que triunfan y aquellas naciones que quedan en el olvido.

Tomemos por ejemplo, el caso de los fenicios y los romanos: ambos pueblos, hasta la destrucción final de Cartago después de la tercera guerra púnica, lograron expandirse de forma similar y tenían un poderío bastante parejo. De hecho, los púnicos de Cartago no eran más que fenicios, una cultura que existía por entonces diseminada por todo el mediterráneo por más de mil años.Y los fenicios, excelentes comerciantes y navegantes, habían circunvalado para entonces todo el continente africano, habían fundado colonias en sitios tan distantes como Mogador, en Marruecos, Cádiz y Mónaco. Establecieron las bases del comercio mundial y fueron los primeros en creer en la globalización, alcanzaron lo que hoy en día es Inglaterra e Irlanda, las islas Azores y las Canarias, y desarrollaron un notable poderío comercial y militar. No fué sino hasta la era de los navegantes españoles y portugueses que la navegación alcanzó un grado de desarrollo similar (Ver Ships of Adventure, Exploration and Survival).

Sin embargo, los fenicios nunca se preocuparon demasiado por el desarrollo de su propia cultura, por el avance científico, las instituciones políticas o por las artes, y es así como otros pueblos inicialmente menos poderosos que ellos, como las ciudades estado de Grecia y los romanos, poco a poco los fueron superando hasta hacerlos desaparecer completamente.Por ello podemos decir que escribir puede ser un pasatiempo pero debe ser también algo que se estimule en las instituciones educativas, entre la gente que sustenta alguna clase de ideal, y entre aquellos que quieren aprender de sus recuerdos para mejorar su futuro. Escribir es, en definitiva, una herramienta de supervivencia de los pueblos.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com