STEN: El arma apestosa

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Armas de supervivencia: Cómo emplearlas para sobrevivir realmente

Factorías de la selva: Producción de armamento de circunstancia en forma local

Introducción a la supervivencia (I)

Todos los consejos al aire libre

El sistema de armas Nanotyrannus (I)

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Armas y municiones

Equipos de supervivencia

Este diseño de un subfusil o pistola ametralladora de origen británico y que data de inicios de la segunda guerra mundial fue odiado por prácticamente todos aquellos que lo utilizaron pero produjo un muy significativo impacto en la industria del armamento, constituyendo hasta ahora el más acabado ejemplo de algo que se puede producir para reabastecer a cualquier fuerza combatiente, sin importar qué tan difíciles sean las condiciones para su supervivencia en el campo de batalla.

Más que de un arma o una familia de armas, en el caso del Sten debemos hablar de un sistema, el cual trascendió las fronteras del país de sus creadores.

El diseño del Sten se encaró en una etapa del conflicto armado que no era favorable para los aliados. Por aquel entonces las fuerzas británicas solamente contaban con un puñado de subfusiles Thompson y Lanchester. Ambas armas estaban diseñadas de acuerdo a los criterios propios del período entre las dos guerras mundiales y resultaban pesadas y costosas de fabricar, poco aptas para la guerra relámpago que inauguró Alemania con sus ejércitos móviles. Se puede afirmar a ciencia cierta que el Sten fue originariamente un arma de emergencia o de supervivencia, diseñada para ser producida como un producto típico de lo que hemos dado en llamar "factorías de la selva", pero muchos de sus defectos se fueron transformando con el tiempo en virtudes de este artefacto y pese a todo, fue construido por millones y se mantuvo en servicio activo por muchos años: En el conflicto entre Pakistán y la India se lo utilizó, y la marina Británica lo mantuvo en sus arsenales hasta mediados de los años sesenta. Ciertas fotografías hacen pensar que los rebeldes zapatistas en México emplearon la versión Mark IV B en Chiapas hacia 1995, o bien una copia directa, lo cual no resulta sorprendente dado que el Sten original, en cualquiera de sus versiones, era un arma muy sencilla de producir y de imitar hasta en los más mínimos detalles. El Mark IV fue con mucho la versión menos numerosa, producida únicamente para operaciones encubiertas y especiales, así que si bien sería raro que los rebeldes mexicanos hubieran utilizado auténticas armas de colección, incluso ellos mismos las podrían haber copiado.



Una vista 3D de un Sten Mark II, la versión más numerosa de esta arma.

Se puede considerar al Sten como un diseño obsoleto pero también se lo podía considerar obsoleto durante la segunda guerra mundial y sin embargo sobrevivió a diseños mucho mejores como el PS M194, el MP40 o el Thompson, porque como dijimos, sus flaquezas eran al mismo tiempo sus virtudes, entre las cuales se destacan:

El arma era insegura: Debido a su sencillo sistema de disparo por retroceso de masas, este subfusil podía dispararse accidentalmente si era sacudido o golpeado con cierta fuerza. Hay numerosos casos de reportes de muertes accidentales por este motivo. Sin embargo, esta simplicidad de diseño hizo que el Sten fuera extraordinariamente sencillo de producir a un costo de aproximadamente once dólares de aquella época por unidad.

El Sten incorporó algunos defectos del MP40 alemán: el subfusil producido por Erma / Schmeisser con el que las tropas de asalto alemanas estaba equipadas durante la primera parte del conflicto era un muy buen diseño, pero su cargador recto y bastante largo era utilizado frecuentemente por los soldados a modo de pistolera. Además, muchas veces ese cargador se enganchaba o golpeaba contra todo tipo de obstáculos. Esto causaba deformaciones en los cargadores y en la boca de alimentación, donde se conecta cada cargador al arma, y estas deformaciones podían causar encasquillamientos. Sin embargo, esta decisión - conociendo los defectos del sistema de carga del MP40 - se tomó para aprovechar la munición y los cargadores germanos. Esto transformó al Sten en un arma particularmente apta para toda clase de fuerzas que operaban detrás de las líneas alemanas y que se podían servir del esfuerzo de guerra de sus enemigos para abastecerse.

La terminación del arma era generalmente mala: No se trataba de un problema estético sino de durabilidad, pero una vez más, ello simplificaba ampliamente la producción.

Baja calidad de los componentes críticos: Estas armas tendían a sufrir numerosos problemas, y pese a que dentro de todo había un control de calidad final en las islas británicas, pues las armas nuevas eran utilizadas en ejercicios militares antes de ser despachadas a las unidades del frente de batalla, cuestiones prácticas muchas veces impedían que los controles se llevaran a cabo de forma estandarizada. Las tropas regulares, al menos, temían recibir un lote de Stens sin estrenar. Pero esto, una vez más, minimizaba los costos y aceleraba al distribución de las armas.

La munición elegida: Lo que se seleccionó para esta arma fue el cartucho del 9mm Parabellum, empleada por los alemanes e italianos. Hasta la introducción del Sten las fuerzas británicas utilizaban el .45 ACP de procedencia norteamericana. Las razones para elegir el proyectil de 9x19 mm que actualmente es estándar de la OTAN y uno delos de mayor difusión en el mundo no se debía solamente a las ventajas balísticas intrínsecas de la munición creada por Luger, sino por consideraciones logísticas porque la obtención del .45 ACP en esos momentos era más difícil para los ingleses que utilizar el material capturado a sus enemigos y eventualmente, producir las balas por cuenta propia. La adopción de esta munición para el Sten fue en definitiva, lo que le otorgó difusión mundial a ese calibre que todavía se emplea a pesar de que se diseñó en 1902.

Versiones británicas

Las versiones producidas por los ingleses han sido las siguientes:

Prototipos: Las primeras unidades fueron construidas artesanalmente como prueba de concepto.

Mark I: Es un arma extraña, con un apagallamas o rompellamas en forma cónica que presenta un corte oblicuo en su parte superior, y cuya función adicional es la de actuar como compensador de boca para controlar mejor el arma en fuego automático.

Mark I*: Se simplificó un poco el diseño anterior, quitando algunos de los elementos que encarecían la producción o mejor dicho, cuya ausencia al abarataría un poco más.

Mark II: Esta versión es mucho más simple que la anterior en lo que se refiere a los métodos de fabricación. Una gran cantidad de estas armas fueron producidas y se trata de la más numerosa de las versiones. También ha sido la más copiada y clonada de todas.

Mark II S: Una versión de cañón más corto que lo habitual y con un silenciador integrado, no pensada para hacer fuego automático sino solamente tiro a tiro, semi automáticamente. Su cerrojo de bronce y las características del silenciador auguraban siempre un rápido desgaste.

Mark III: Esta es la versión más simplificada y también la más económica, aunque no la más numerosa debido a que cuando se implementó ya no había una necesidad tan desesperada por estas armas. Fue la última versión diseñada para una cadencia de disparo de 540 balas por minuto. Las posteriores siempre se diseñaron para una cadencia de 575 DPM.

Mark IV: Esta es una versión que se produjo en cantidades bastante pequeñas. Se trata de un arma más compacta y supuestamente destinada a operaciones especiales. No está claro si quedó en la etapa prototípica o se utilizó en ese tipo de operaciones que por su naturaleza secreta, difícilmente sean aclaradas. De este modo, es posible que por mucho tiempo todavía no se sepa exactamente qué es lo que se hizo con las pocas armas de estas que fueron fabricadas. De esta había dos variantes, la A y la B. Ambas variantes empleaban un apagallamas cónico corto, eran de menor longitud que el resto de los Stens y la variante B puede considerarse como un auténtico diseño bullpup, inaugurando una tendencia que se incorporó más adelante en otras armas británicas como el EM2 .280 y el SA80. El acortamiento de la variante B se logró con un cambio de posición del cajón de mecanismos, que queda retrasado respecto de la pistolera, la cual también se modificó, dándole una inclinación recta.

Mark V: A medida que la Guerra entraba en su etapa final se desarrolló esta variante con el objeto de dotar a las tropas de algo mejor que las versiones anteriores, especialmente en el caso de los paracaidistas. Pero las primeras unidades salidas de las plantas de producción, correspondientes a este modelo, no eran de buena calidad y sufrían desperfectos, por lo que no duraron mucho. Sin embargo, las armas perfeccionadas del segundo lote de esta versión se utilizaron durante la guerra de Corea y hasta 1953, cuando se las empezó a retirar del servicio activo a medida que el L2 Sterling era distribuido a las tropas.

Mark VI: Se trata de un Mark V con cañón corto y silenciador, que presentaba limitaciones similares al IIS.

Excepto por las dos últimas, correspondientes a los últimos meses de la guerra y la post-guerra inmediata, cada versión sucesiva del Sten buscaba corregir en parte algunos defectos importantes pero también simplificar la producción. Así, el Mark I resulta bastante más elaborado que el Mark II en cuanto a su terminación, pero esta segunda versión es un tanto más práctica y segura que la primera. Paralelamente al desarrollo de las versiones Mark V y Mark VI se desarrolló el subfusil Sterling que exteriormente conserva cierto parecido aunque se trata de un arma distinta y de mayor calidad que encontró un lugar en las fuerzas armadas británicas y de otros países a medida que otros subfusiles obsoletos, incluyendo el Sten, fueron saliendo del servicio activo.

Recién con la introducción del fusil de asalto SA80, capaz de cumplimentar las funciones del SLR y del Sterling a la vez, la dinastía de armas hincada con el Sten Mark I dejó de prestar servicio activo en las fuerzas armadas británicas.

El Sten canadiense

Una parte del complejo industrial militar británico fue trasladado a Canadá durante la guerra mundial, que en conjunto con la subsidiarias de compañías inglesas y otras canadienses produjeron material bélico para el país europeo fuera del alcance de los ataques alemanes y en previsión de que si las islas británicas caían, el imperio podría subsistir. El resultado de esta política se puede medir palpablemente en la calidad de algunos componentes y sistemas producidos, como en el caso del Sten;

Mark II C: Quizás con una calidad algo mayor a los subfusiles británicos y con algunos detalles diferentes, sobre todo en la culata, se utilizó para equipar a las tropas canadienses y de otro spaíses de la Commonwealth o contingentes aliados.

El Sten polaco

Los polacos obtuvieron de los ingleses un cierto número de Stens, y produjeron los propios en dos formas diferentes:

El Sten polaco: Con algunas partes originales del arma, de procedencia británica, y con componentes fabricados localmente, se produjo una cantidad significativa de estas armas - varias decenas de miles -, las cuales se identificaban como británicas para confundir a la inteligencia germana.

Blyskawica: Antes que nada hay que aclarar que esto se pronuncia más o menos como "buiskavitsa", dado que quienes no hablan polaco nunca aciertan en la fonética. Peor digamos que esta arma se diseñó y construyó enteramente en Polonia. Es un diseño que se basó en el Sten y el alemán MP40. de ambas armas tomó diversos componentes y lo interesante es que se construyó sin soldaduras o estampados, que son proceso industriales bastante comunes pero que para los talleres que en ese momento se dedicaban a la fabricación clandestina de este subfusil resultaban onerosos y poco discretos.

Es interesante destacar que estas armas polacas empleaban a veces cargadores de treinta cartuchos, en algunos casos producidos localmente. El típico cargador de un Sten de cuarenta disparos era una copia directa del empleado por los alemanes para su MP40, con el objeto de aprovechar al máximo su logística de forma parasitaria. Los cargadores de cuarenta proyectiles para un Sten resultaban difíciles de llenar hasta la última bala y para ello las armas de procedencia británica se distribuían con un implemento sencillo que ayudaba en la carga, no así, naturalmente, los clones. Por eso parece ser que el cargador de treinta disparos se convirtió en la norma dentro de Polonia.

El Sten alemán

Los alemanes copiaron el concepto y el diseño del Sten hacia finales de la guerra por encontrarse en una situación irónicamente parecida a la de sus contrincantes tan solamente unos años antes. Los alemanes produjeron esencialmente dos versiones:

Gerät Potsdam: Es la primera versión producida por los alemanes, es idéntica al Sten Mark II y probablemente se trató de una primera serie de aprendizaje, es decir, para comprender la fabricación y refinarla en todo lo posible.

Gerät Nemünster: Producido en cantidades relativamente pequeñas, al parecer estaba destinada a grupos de saboteadores que teóricamente deberían operar detrás de las líneas aliadas. Lo extraño es que si se considera la pequeña cantidad de estas armas que se produjo - tan solamente algunos miles - los alemanes fácilmente podrían haber aprovechado las unidades que habían capturado a los aliados para estos fines.

MP3008: Esta arma estaba destinada al Volkssturm o "ejército del pueblo", una milicia formada por civiles a los que se buscó equipar con toda clase de armas, generalmente de segunda selección. El Volkssturm muchas veces ni siquiera contaba con uniformes y se lo equipó con cualquier cosa disponible; de esta forma, sus unidades contaban con subfusiles de tipo MP40, Berettas italianos y armas, capturadas como algunos Sten originales, PS M1941, etc. Pero los dos estándares que utilizaban o con los que se intentó al menos equiparlo se remitían o basaban en los cargadores y la munición que estos contenían. Por un lado, las armas de 9mm Parabellum, basadas en los cargadores del MP40 y por supuesto, del Sten, y por otro, en los cargadores de los fusiles de asalto Stg44, de 7,92mm. Si bien el Volkssturm no recibió estas nuevas y sofisticadas armas, los cargadores de - por ejemplo - el VG1-5 que era un arma bastante similar en concepto al Sten aunque en un calibre propio de los fusiles de asalto, y aunque no fue aprobada por el Waffenamt, de cualquier manera entró en servicio. Como rasgo distintivo del MP3008 se puede mencionar que la boa de alimentación del cargador no era rotativa en noventa grados como en el caso del Sten original, sino que de forma más convencional, se encontraba debajo de la recámara del arma. Estas armas se entregaron también con culatas similares a las del VG1-5.

Es muy probable que de continuar el conflicto los alemanes hubieran desarrollado aún más el concepto del subfusil, llevándolo hacia algo más parecido al moderno fusil de asalto compacto que a un arma preparada para disparar munición de pistola. La razón se encuentra en que el cartucho 7,92 mm IKP (Infanterie Kurz Patrone) les estaba dando muy buenos resultados y los prototipos que estaban en desarrollo hacia finales de la guerra, como el Stg45 incorporaban por un lado mecanismos novedosos como el sistema de cerrojo por rodillos y pro el otro, sus diseños tendían hacia un factor de forma similar al de un subfusil con culatas un tanto reducidas en tamaño y caños cortos. Con aras de tal naturaleza los alemanes habrían obtenido armas que a corta distancia podrían competir con el subfusil pero además aportarían un rendimiento y versatilidad mucho mayores. En la actualidad algunas de esas ideas se han plasmado en los fusiles de asalto acortados que emplean calibres como el 5,56 NATO y el 5,45 ruso.

Otros Stens

El Sten también se produjo clandestinamente al menos en Noruega y Dinamarca en cantidades relativamente pequeñas para abastecer a los grupos de resistencia, y se produjeron copias en Bélgica, Argentina, Indonesia, China, Afganistán y los Estados Unidos.

Algo que normalmente se pasa por alto es que el Sten es un arma que todavía en la actualidad puede producirse con mucha facilidad y probablemente a un costo unitario menor que durante la segunda guerra mundial. Esto convierte a este diseño en especialmente apto para su uso por toda clase de grupos terroristas, y quizás solamente la amplia difusión de las armas de la familia Kalashnikov ha impedido eso, pero no deberíamos sorprendernos si los vemos en acción nuevamente.

El Sten no fue nunca un arma brillante por su rendimiento, pero la razón por la que todavía es recordada es porque simplemente tuvo unos defectos brillantes.



Este video de Youtube muestra cómo se prepara un Sten para disparar en los modos semi y automático. Se puede observar de qué manera también es posible modificar la posición relativa del cargador respecto de la recámara.




Búsqueda rápida

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com