Preparándose con su vehículo para la nieve (IV)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Material y equipamiento para llevar en salidas de un día al aire libre

Normas de seguridad para la práctica de ciclismo

Productos y servicios relacionados

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

Anticipándose a la nieve caída y limpieza de su vehículo

Si nuestro vehículo no se está moviendo, y nieva o se pronostican nevadas mientras dejemos al mismo en un estacionamiento o aparcamiento, debemos dar pos supuesto que a la mañana siguiente va a estar cubierto con una capa más o menos espesa de nieve y/o hielo. Esta capa cubrirá también los parabrisas (lunas) delanteros y traseros, impidiéndonos usarlo si no es removida. Ante esto hay que prever entonces varias cosas:

Tenga en cuenta su ubicación geográfica. ¿Podrá salir si se acumula nieve?. En algunos países rápidamente se despejan carreteras y rutas usando máquinas quitanieves o barredoras, distribuyendo sal, etc. Pero en otras regiones aisladas todo está en manos del clima, y si nieva suficiente como para impedir transitar, puede que su vehículo quede varado donde lo haya dejado hasta que el calor haga su tímida aparición.

Incluso aunque existan servicios locales para despejar rutas, hay que saber que ante una buena nevada y unas temperaturas bajas importantes no hay nada que hacer. Entre otras cosas, porque el efecto de la sal disminuye a medida que el hielo aumenta, y lo que mantiene las calles despejadas es además el continuo tráfico vehicular, que en casos de una ventisca importante por supuesto disminuye.


La forma de limpiar los limpiaparabrisas
La forma de dejar los limpiaparabrisas para protegerlos de nevadas.

Prepare su vehículo antes de dejarlo estacionado. Si no puede dejarlo a cubierto, puede taparlo con alguna tela, toldo, manta o fundas (preparada para estos menesteres o improvisada). Sino al menos puede separar los limpiaparabrisas levantándolos o separándolos de los parabrisas (lunas) con papel de diario, lo que evitará que se peguen al vidrio y se cuartee la goma que tiene contacto con éste por congelación, lo que además le facilitará la tarea de limpieza posterior con una rasqueta o espátula. Normalmente la nieve se saca fácilmente, pero si la temperatura bajó lo suficiente y heló durante la noche, puede que el hielo se resista, se puede usar para removerlo agua fría (nunca caliente, que podría romper los vidrios) o alcohol.

La limpieza es una medida de seguridad. Recordemos que no tenemos que limpiar nuestro vehículo porque queremos verlo limpio de nieve, sino por una cuestión de funcionalidad y (sobre todo) de seguridad. Así, la limpieza de los vidrios y espejos antes de salir es imprescindible, pero a veces también del techo y de la zona de los guardabarros.

Si el techo tiene hielo o se va formando durante nuestro viaje, tenemos que limpiarlo, ya que si se desprende un pedazo grande mientras viajamos puede impactar a gran velocidad a otro vehículo que nos preceda, y causar un accidente. Este tipo de accidentes ocurren, aunque no son muy frecuentes y lo serán menos si tenemos en cuenta la limpieza del techo de nuestro vehículo. Sobre todo los conductores de vehículos grandes (camiones, etc.) deberían saberlo, porque es allí donde hay más posibilidades de que se formen grandes pedazos de hielo.

La limpieza de los guardabarros hay que hacerla antes de salir cuando el barro o nieve acumulada en ellos se va congelando, sobre todo al dejar nuestro automóvil estacionado durante una noche de nevadas muy fría. Cuando la temperatura es de varios grados bajo cero, no es raro que se forme una "costra" de nieve dura o hielo entre el guardabarro y las ruedas, que dificulte el avance de nuestro vehículo, lo haga más inseguro y/o (en el mejor de los casos) acelere el desgate de los neumáticos.

Considere el tiempo que tardará en limpiar la nieve y el hielo y en poner las cadenas. Si no hace este cálculo, llegará más tarde de lo esperado a donde se vaya a dirigir. Recuerde que limpiar nieve congelada puede ser una dura tarea si las temperaturas se mantienen bajas.


Una forma de proteger los limpiaparabrisas del hielo y la nieve
Una forma de proteger los limpiaparabrisas del hielo y la nieve.

La limpieza de su coche se verá perjudicada. Si usted es de los que quiere tener su coche "impoluto", totalmente limpio (cosa por otra parte nada ecológica) recuerde que si cae nieve su última limpieza no habrá servido de nada. En aquellos lugares donde se use sal para despejar la nieve de las calles, la suciedad de su vehículo al terminar el día será todavía mayor: al barro y la nieve sucia se sumará la sal, que dejará su vehículo siempre manchado, se esfuerce lo que se esfuerce en limpiarlo y lustrarlo cada día. Si este es el caso, mejor sepa que lo más probable es que no le convenga lavar su vehículo (lea porqué acá).



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Diccionario de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com