P. Edronkin

¿Tendemos a desviarnos al marchar y navegar?



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

A pesar de que es cierto que a medida que marchamos a través de un terreno nuestra navegación empieza a tornarse errónea por supuestas tendencias naturales a desviarnos a la izquierda o derecha, no existe una sola razón para ello.

La navegación observada o pilotaje, ya sea cuando marchamos a pié, navegamos con una embarcación o estamos volando una aeronave es un proceso en el que se van acumulando errores. Por eso, al efectuar travesías de esta manera hay que contar con frecuentes puntos de referencia o "waypoints" para verificar nuestro rumbo y hacer las correcciones del caso.

Una creencia muy frecuente consiste en pensar que como los seres humanos no somos perfectamente simétricos bilateralmente, una de nuestras piernas - generalmente la derecha - es más larga o está más desarrollada que la otra. Por consiguiente, según esta hipótesis, al caminar por un terreno en el que no hay referencias discernibles del resto del paisaje - un bosque o selva, un desierto, un salar, etc. - tenderemos a caminar en círculo.

Fallas groseras en la orientación y navegación pueden ocurrir, y es cierto que podemos acabar caminando, marchando o desplazándonos en círculos, pero no necesariamente por esta razón: también podría ocurrir que tendamos a movernos en la dirección general de uno de nuestros ojos, que también estaría más desarrollado que el otro, o bien que el viento nos empuje hacia un lado, que el efecto Coriolis nos juegue una trampa, o bien la inclinación del terreno, ilusiones ópticas, corrientes marinas, que los cambios en la declinación magnética nos induzcan a cometer errores de lectura de nuestra brújula o compás, etc.

Es muy importante destacar que a pesar de que nadie está exento de cometer errores de navegación, por lo general, quienes tienen mayor experiencia en actividades al aire libre, como patrones de barcos, pilotos de aviones, etc. tienden a cometer menos errores gracias a, precisamente, su mayor experiencia, intuición, etc. y por eso, la navegación observada, particularmente en situaciones de supervivencia en las que los involuntarios participantes pueden no haber estad nunca antes en una situación similar, resultará más riesgosa.

La probabilidad de extraviarse será siempre inversamente proporcional a la experiencia previa que usted tenga. Este es el factor fundamental, y no la longitud de sus piernas.

Como se puede apreciar ya con esta breve lista de factores que afectan la orientación y la navegación observada, resulta poco práctico tratar de discernir cual es la causa de las desviaciones; estas ocurren incluso cuando se cuenta con modernos sistemas de navegación, incluyendo los autónomos como son los inerciales. Para el aventurero, sobreviviente, patrón de embarcación o aviador promedio, bastará con saber que las desviaciones ocurren, que hay que asumir que siempre se generarán y propagarán los errores de navegación, y que por lo tanto habrá que hacer un buen uso de los puntos de referencia y medios para corroborar dichos errores.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©