Lo peligroso de las montañas y la altura


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Si es competitivo, no es montañismo, es anti-montañismo

Ser o no ser guía de montaña (I)

Montañismo y trekking: técnicas de marcha básica en montaña

Montañismo y trekking: técnicas para el desplazamiento por terrenos difíciles (I)

Los refugios de montaña como una necesidad ecológica

¿Usar o no paraguas en la montaña? (I)

Consideraciones para subir el Volcán Lanín (I)

La altura y el ejercicio físico (I)

Los efectos de la altura en el ser humano (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Aquellos que no se dediquen al montañismo, o los montañistas principiantes, pueden pensar inmediatamente que lo fascinante y peligroso de una montaña depende de su altura: cuanto más alta, mayor es el desafío...pero creer esto es peligroso, porque la realidad es muy distinta.

Progresando en la montaña
En montañas de la Patagonia.

Lo que hace a una montaña dura no es sólo su altura. Y por otro lado, en relación a la altura, lo que hace a una montaña "más alta" realmente es el desnivel que hay que ascender o escalar por nuestros propios medios, no la altura en sí. Es decir, una montaña de 1.900 metros de los Andes puede ser más dura que una de 3.100 de los Pirineos; ya que en el primer caso podría ser que se comience el ascenso de 300 metros de altitud, y en el segundo de los 2.100. Realmente sería "más alta" a nivel de esfuerzo físico la montaña de los Andes, porque habría que escalar 1.600 metros, mientras que en nuestro ejemplo para llegar a la cima de la montaña de los Pirineos habría que escalar "sólo" 1.000. Por supuesto, el efecto altiud cuenta, pero el efuerzo en altitud también lo hace.

Pero hay otros factores que determinan los dura o lo peligrosa de una montaña. Entre estos tenemos el clima. El clima será, por norma general, más complicado o extremo cuanto más alta sea la montaña. Pero aquí, una vez más, hay que matizar. Las condiciones climáticas no sólo varían con la altura, sino también con la distancia del ecuador: cuanto más lejos, más frío.

Siguiendo con el ejemplo anterior, la montaña de los Andes podría estar ubicada en la Patagonia, concretamente más allá del paralelo o la latitud 42 sur; mientras que la montaña de los Pirineos estaría sobre el de latitud 43 norte. Sabiendo esto podríamos pensar que, para una misma época del año (pongamos, verano) el clima será más o menos igual en estas montañas, al menos a la misma altura...pero no es así, hay que considerar otros datos. Primero que (hablando en general) en el hemisferio sur, la temperatura es más fría a medida que uno se acerca al polo sur (Antártida) si la comparamos con una cercanía igual en el hemisferio norte al polo norte (Ártico).

A 1.900 metros en el paralelo 42 sur hace más o menos el mismo frío en verano que a 2.200 metros a 42 norte de latitud....¡o incluso puede hacer más!. Aquí es donde entra una tercera consideración sobre la peligrosidad de una montaña: las particularidades del clima local. En efecto, en la Patagonia o en los Andes, por ejemplo, no es extraño encontrarse con nevadas o viento blanco en pleno verano, mientras que eso sería rarísimo en los Pirineos o en la Sierra de Madrid de alturas bastante superiores en las temporada cálida. Estas particularidades se deben a la posición de los respectivos continentes donde se erigen estas cadenas montañosas, a la orografía del terreno, etc.

Tenemos que considerar un cuarto dato sobre lo que determinará lo riesgosa de una montaña: su distancia a la civilización o (lo que es lo mismo) lo difícil o larga de la "aproximación" necesaria antes de ascenderla. Para subir al Everest primero hay que llegar a su base, y establecer ahí un campamento base, eso ya puede constituir todo un triunfo...solo "puede", porque hay que considerar el último punto:

La montaña será más dura dependiendo de cuanto peso haya que transportar en nuestras espaldas. Así de simple, y esto está en función de lo inhóspita o alejada que sea la región montañosa en cuestión. Así de complicado.

Una cosa es subir el Everest con una mochilita de ataque de 10 kilos, y que el resto del equipo, ropa, comida, etc. lo acarreen durante kilómetros los porteadores sherpas que pagamos. Otra cosa muy distintas es subir el Everest llevando el equipo para estar 1 mes ahí sobre nuestro lomo...los 30 kilitos no nos lo quitaría nadie. Estar en un territorio con clima subpolar inexplorado durante 15 días implica llevar al menos 30 kilos de peso...y eso siendo conservadores y pasando hambre...se lo decimos por experiencia.

Así vemos que el hecho de decir "yo subí una montaña de 2.500 metros", no implica "ser más" que alguien que subió una de 1.700...todo depende de las condiciones y el lugar donde se desarrollaron las ascensiones.

Porque si es por subir, podemos tomarnos un avión y aterrizar en el aeropuerto de la Paz, en Bolivia...como el avión irá presurizado a 2.500-3.000 metros, al bajar del avión en realidad estaremos subiendo, y de un solo paso, al atravesar la puerta de la aeronave, habremos subido los más de 1.000 metros que nos separaban de los 4.058 metros del altiplano (sin contar lo que después subamos por las escaleras mecánicas, claro...). Toda una hazaña, ¿no?



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com