El pantalón para montar


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

El equipo de aventura y supervivencia

¿Qué hacer bajo la lluvia? (I)

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equitación, cabalgatas y caballos

Equipo de supervivencia

Aunque es cierto que en las tiendas especializadas en equitación, como pasa actualmente con todas los comercios o negocios especializados en cualquier deporte o actividad al aire libre, existen indumentarias "específicas" para todos los gustos, y aunque pareciera ahora que no se puede hacer las cosas más que con el equipo técnico "pepito", hay veces que realmente no se justifica dicha inversión. En mi opinión, eso pasa con los pantalones necesarios para montar.

En negocios especializados de internet podemos ver algunos pantalones que se dicen diseñados para esto. Y es verdad que estos pantalones para montar suelen ser más resistentes, ya que están pensados para evitar los desgastes en los lugares indicados, a la vez que son más cómodos, por ser elastizados. Pero si no tenemos el dinero justo, lo mejor es empezar invirtiéndolo en comprar unas botas para montar y un casco, que son mucho más imprescindibles que un pantalón.


Pantalón específicamente diseñado para montar.
Pantalón específicamente diseñado para montar.

Mientras tanto, para cabalgar podemos usar un pantalón cualquiera que cumpla más o menos con las siguientes características:

- que sea un pantalón largo, y con el menor número de costuras (y en todo caso hacia fuera) para evitar rosaduras. Los pantalones vaqueros, contrariamente a lo que puede pensarse, quedan descartados porque son realmente incómodos, salvo quizás para aquellos muy curtidos en las lides de la ganadería (dejemos eso para los cowboys de las películas).
- que sea un pantalón ajustado o que se ciña a las piernas lo más posible. Si queda un pliegue al sentarnos entre nosotros y la silla de montar, esto puede causarnos una rozadura importante, paspaduras o ampollas a la larga.
- que tenga puños o ajustes elásticos a nivel de los tobillos para evitar que se arremangue durante la marcha.
- que tenga cierta resistencia a la abrasión, que de a poco va a sufrir sobre la silla de montar.


Un paisano de la Patagonia montando con un pantalón normal.
Un paisano de la Patagonia montando con un pantalón normal.

Los pantalones tienen que ir colocados adentro de la bota. Sin embargo, en caso de lluvia convendrá dejarlos por afuera, para evitar que se nos mojen rápidamente los pies al chorrear el agua por los pantalones.

Siguiendo con la comparación entre caballos (seres vivos) y bicicletas (máquinas), mientras que una bicicleta puede (si la sabemos controlar) dejarse a un lado o apartarla durante una caída, un caballo (aunque nos tiremos ante una caída inminente) puede pasarnos por arriba por propia iniciativa, a propósito o porque simplemente no pueda evitarlo debido al terreno, al susto que haya tenido, etc. Por algo existe profesionales del cine, dobles, que están especializados en caídas de caballos, junto con caballos entrenados específicamente para ellos.


Detalle de las costuras y refuerzos de un pantalón de monta.
Detalle de las costuras y refuerzos de un pantalón de monta.

Recordemos que el casco también nos protege para la eventualidad de toparnos con una rama de un árbol o algún otro obstáculo en altura que no hayamos visto, o que no hayamos podido esquivar con el caballo.

Por último, sólo nos queda decir que si bien mucha gente se ha caído del caballo sin consecuencias, muchas otras personas han sufrido heridas graves, o incluso han muerto por esa causa. Así, el casco en equitación también se justifica, incluso en gente experimentada, en salidas o travesías de larga duración y/o por terrenos difíciles (rutas de montaña, con obstáculos, etc.). Queda en cada uno evaluar la relación riesgo-comodidad de usar o no el casco, dependiendo lo conocido que sea el caballo que se vaya a montar, la ruta que se vaya a seguir o los peligros a los que podamos enfrentarnos, tanto en el camino como por parte de terceros (tráfico de vehículos, gente que pueda asustar al caballo, etc.).

Notas:
[1] Aunque es cierto que un caballo es más lento potencialmente que una bicicleta, ya que un caballo de carrera de pura sangre montado por un jockey habilidoso, puede llegar a correr a alrededor de 65Km por hora; mientras que en descenso algunos ciclistas han superado los 200 kilómetro por hora; lo cierto es que en cualquier caso una caída a esas velocidades sería prácticamente fatal.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Diccionario de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com