La vieja técnica del cambio de camiseta


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Material y equipamiento para llevar en salidas de un día al aire libre

Normas de seguridad para la práctica de ciclismo

Productos y servicios relacionados

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

Cuando uno realiza realiza un esfuerzo físico que eleva su temperatura corporal, el cuerpo se encarga de enfriarla transpirando o sudando. Como "últimamente" (hace unos cuantos miles de años) tenemos la "mala costumbre" de cubrir nuestro cuerpo con ropa, el efecto pretendido puede llegar a ser contraproducente o exagerado: enfriarnos demasiado porque la ropa retiene la transpiración.


La traspiración es inevitable ante ciertos esfuerzos físicos

Esta inconveniencia se ha solucionado últimamente con la existencia de nuevas prendas con membranas que permiten que la transpiración escape más rápido y se evapore antes, ya alejada de nuestro piel por estos tejidos. Sin embargo, la solución más normal antes de la existencia de estas tecnologías aplicadas a la vestimenta, era simplemente el tener una muda de ropa seca.

Llegar al pico de una montaña y cambiarnos la camiseta o la remera mojada, sintiendo por un momento el frío de la cumbre, era práctica normal. La actual tecnología aplicada a la ropa nos permite ahorrarnos esta muda, con el consecuente ahorro de peso, algo que se agradece cuando la mochila la cargamos nosotros mismos, no un sherpa o un porteador.

Sin embargo, en el caso de salidas cortas la vieja técnica del cambio de camiseta no sólo sigue siendo una opción válida, sino que es mucho más barata y cómoda. El pequeño exceso de peso no lo notaremos, y realmente estaremos secos mucho antes que si lleváramos ropa con tejidos transpirables, y sin duda siempre nos saldrá más barato (dos camisetas de algodón siempre costarán menos que una de membrana transpirable).

Por supuesto, la técnica del cambio de camiseta también se aplica a cualquier otra ropa interior, que esté en contacto directo con nuestro cuerpo: medias o calcetines, pantalones térmicos, calzoncillos, bombachas (bragas), etc. La ropa interior es el ejemplo más claro, ya que invertir en una de membrana transpirable no tiene realmente mucho sentido, llevar en estos casos una muda de ropa es lo más lógico.

Por último, hay que tener en cuenta que una muda de ropa siempre será útil como reserva de emergencia. En caso de que, por ejemplo, nos mojemos totalmente por esta expuestos al mal tiempo, una muda de ropa seca guardada estratégicamente en una bolsa de plástico al fondo de la mochila puede literalmente salvarnos la vida, mientras esperamos que nuestra ropa mojada (sea o no de membrana) se seque.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Destacados Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com