Los riesgos de mojarse al aire libre


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Material y equipamiento para llevar en salidas de un día al aire libre

Normas de seguridad para la práctica de ciclismo

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

Al igual que pasa con la nieve, el agua caída del cielo puede ser una bendición o una maldición para alguien que está realizando una actividad al aire libre. En ciertos casos concretos, sin embargo, no hay duda de que mojarse en la naturaleza constituye un riesgo que debe ser evitado.

No puede compararse una salida o excursión de unas pocas horas lejos de la ciudad o el lugar en donde dejamos nuestro vehículo, es decir, de ropa seca, abrigo y asistencia sanitaria; que una excursión o expedición de varios días o incluso semanas de duración, donde el abrigo, la ropa seca y la asistencia médica son algo lejano e inaccesible por un largo período de tiempo.


Marchando al aire libre, pero sin mojarse
Marchando al aire libre, pero sin mojarse
Ponchos cubren grandes mochilas en una parada.

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos decir que incluso en verano, mojarse no será la mejor opción en actividades terrestres al aire libre. Lo que en la ciudad puede no pasar de un pequeño resfriado, puede traer consecuencias graves si estamos al aire libre durmiendo al raso, sufriendo un enfriamiento cuando ya no calienta el sol, o por estar expuestos a condiciones climáticas adversas sin ropa de recambio o tiempo para que la que tenemos se seque. Incluso en lugares en los que la lluvia se considera un regalo del cielo, como en los desiertos, mojarse con una repentina y violenta lluvia justo antes de que caiga la noche puede ser un verdadero peligro (recordemos que en los desiertos las temperaturas nocturnas bajan violentamente). El riesgo pasa a ser entonces desde enfermedades derivadas de un enfriamiento (resfriados , constipados, neumonía, etc.) pasando por hipotermia o congelaciones de las partes del cuerpo más distales y aisladas.

Por eso, para todos aquellos amantes de las buenas costumbres que debe tener un potencial superviviente, recomendamos que incluso en salidas cortas de pocas horas o un día, con vehículo de apoyo o refugio calefaccionado al cual llegar, no se tomen la costumbre de tomar a la ligera el mojarse al aire libre. Más bien, en casos como esos debe aprovecharse para probar y encontrar la mejor forma en que se pueda evitar mojarse con el uso de ropa impermeable y transpirable, ponchos, etc., en función de si se usa o no mochila, si se camina o no por terrenos fangosos o nevados, etc.


Marchando al aire libre bajo la lluvia
Marchando al aire libre abajo de la lluvia, con visibilidad empeorada.

De esta forma, cuando estemos en una situación en que no mojarnos sea una prioridad, tendremos una cierta experiencia de como evitarlo, y así maximizar nuestras posibilidades de disfrutar de una experiencia al aire libre.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Diccionario de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com