Lo primero que hay que hacer con un avión (II)

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Maniobras y procedimientos aeronáuticos

Cómo cuidar un avión

Andamios improvisados para aviación de aventura

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Suministros aeronáuticos

Equipos de supervivencia

Limpiar el avión no es importante solamente por un cuestiones higiénicas o estéticas; si se va a trasladar a uno o más pasajeros que quizás tengan un poco de miedo a volar, el presentar una aeronave limpia y ordenada les hará sentir un poco más tranquilos. Por otra parte, un avión limpio vuela mejor, por presentar generalmente una menor resistencia aerodinámica.

Hay distintas formas de limpiar una aeronave de acuerdo con la profundidad con la que se desee hacer el trabajo. La más simple consiste en utilizar un trapo o trozo de tela que no deje residuos y quitar todo el polvo que se pudiera haber acumulado. En caso de que se trate de escarcha, barro o nieve, la limpieza deberá hacerse en mayor profundidad, hasta que no quede ningún residuo.


A veces los medios o las situaciones para limpiar pueden no ser los ideales, pero incluso la intención es un buen hábito.
A veces los medios o las situaciones para limpiar pueden no ser los ideales, pero incluso la intención es un buen hábito.

Los cristales de las ventanas y el parabrisas deben limpiarse con productos especiales para no rayarlos u opacarlos; no solamente eso podría disminuir la visibilidad sino que con el tiempo arruinaría totalmente dichas superficies transparentes, cuyo reemplazo es carísimo. La hélice no debe limpiarse con ninguna clase de aditivo; solamente hay que usar agua o un poco de aeronafta, pero en muy pequeña cantidad.

Para quitar grasa, manchas de aceite, etc. lo mejor es el queroseno. Se debe utilizar un trapo embebido ligeramente en este material; es mucho mejor que los detergentes, los cuales resultan demasiado abrasivos. Si no se tiene queroseno, se puede aplicar champú. Para lavarse las manos después de una limpieza de este tipo se puede utilizar algo de aeronafta.


El diablo está en los detalles, y eso se nota al salir a volar.
El diablo está en los detalles, y eso se nota al salir a volar.

La limpieza de una aeronave, efectuada de esta forma, puede tardar unos quince minutos; no es un trabajo complicado ni que requiere de herramientas. Una escalera puede ayudar en algunos casos, particularmente si se trata de un avión de ala alta. Por supuesto, habrá que tener en cuenta cualquier recomendación que pueda aparecer escrita en el manual de operaciones.

Una vez terminados el papeleo y la limpieza, el siguiente procedimiento será la inspección visual alrededor de la aeronave.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com