El Gea

Bush desoyó las advertencias sobre la catástrofe en Nuevo Orleáns (I).

Por Greenpeace México.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

2 de septiembre de 2005

"La negativa de la administración Bush, subordinada a la industria petrolera, de reconocer el cambio climático y sus posibles impactos provocó que no se tomaran medidas preventivas en zonas altamente vulnerables a fenómenos climáticos, como Nueva Orleáns, Louisiana, para mitigar los daños de eventos como los huracanes de alta categoría. Paradójicamente, la industria petrolera también es víctima de esa misma política, ya que 95 por ciento del petróleo y 98 por ciento del gas producido en la plataforma continental se obtiene en la zona del Golfo de México, región en la que además cuentan con un gran número de refinerías. Hoy todo esto también se encuentra paralizado debido a los impactos del huracán Katrina", señaló Alejandro Calvillo, director de Greenpeace México.

Un documento elaborado en 2001 por la Ecological Society of America y la Union of Concerned Scientists establecía: "las predicciones de huracanes severos (categoría 3-5) señalan que olas de gran altura (entre 3 y 5 pies) podrían entrar tierra adentro hasta Nuevo Orleáns".

En el reporte Confronting Climate Change in the Gulf Coast Region, estas dos prestigiadas organizaciones científicas de los Estados Unidos advirtieron al gobierno de ese país acerca de la vulnerabilidad de sus costas en el Golfo de México a huracanes y eventos climáticos. El reporte señala: "Es importante para los sistemas de las costas del golfo la posibilidad de que el calentamiento de la superficie del mar tropical y extratropical incremente el potencial de huracanes más intensos, con velocidades mayores de viento y mayores precipitaciones".

El reporte también menciona que el Panel Intergubernamental de Cambio Climático reconoce la posibilidad de que se incremente la intensidad de los vientos, las precipitaciones, los ciclones y huracanes como parte del cambio climático. En 2001 advertían que "frentes de tormenta podrían aumentar los niveles de agua más de tres pies en el delta del Río Mississippi".

Cabe señalar que a pesar de estas previsiones, el gobierno de Bush tomó la decisión de reducir el presupuesto destinado a infraestructura de protección de Nuevo Orleáns, tales como diques y otro tipo de barreras. Se trata de una región con población mayoritariamente demócrata, pobre y negra.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©