El Gea

Daña a ratas maíz transgénico de Monsanto aprobado para consumo humano en México (II).

Por Greenpeace México.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Greenpeace ha advertido en diversas ocasiones a la autoridad que no puede emitir un "no inconveniente de comercialización para consumo humano" ni ningún otro tipo de autorización para el uso en alimentos de organismos transgénicos tomando como base la información provista por las corporaciones interesadas en obtener permisos de venta, no en proteger la salud pública. El caso del Mon863 demuestra la falta de transparencia y de compromiso de Monsanto para con el público consumidor y pone en evidencia el procedimiento inadecuado y dudoso con el que la Cofepris autoriza la venta de transgénicos para alimentos. Antes de permitir la comercialización de organismos genéticamente modificados, la Cofepris debe realizar rigurosas pruebas clínicas y epidemiológicas con plazos suficientemente largos y con total independencia de las corporaciones biotecnológicas, a fin de identificar posibles riesgos a la salud.

¿Qué es lo que Monsanto pretendía esconder?

El estudio de Monsanto da cuenta de un experimento en el que se alimentó a un grupo de ratas con maíz convencional y a otro grupo con maíz transgénico Mon863. En este último se detectó un incremento de glóbulos blancos en la sangre de los machos, de glóbulos rojos insuficientes e inmaduros en hembras, un incremento significativo de azúcar en la sangre de las hembras y mayor frecuencia de deformaciones en los riñones de los machos, además de peso reducido e inflamaciones.

"El estudio indica que el Mon863 afecta negativamente la salud de las ratas, de lo que se puede inferir que podría también afectar el metabolismo de otros seres vivos", dijo Carreón. "Si la Cofepris desconocía estos resultados es inadmisible que haya aprobado el consumo de este maíz. Si dicha dependencia conocía estos datos y los ignoró, debemos exigir la inmediata cancelación del permiso así como la reevaluación adecuada de los 31 transgénicos autorizados hasta la fecha para consumo humano en México".

Monsanto pretendía ocultar los efectos negativos provocados en ratas al ingerir su maíz Mon863 "interpretando" estos datos a través de la comparación con datos "históricos" y de "referencia" recabados en otros experimentos en donde ratas fueron alimentadas con maíz no transgénico. Esto no tiene validez científica, pues en la práctica científica los resultados provienen de la comparación directa de dos o más grupos durante un experimento dado y no es válido referirse a datos recabados en experimentos distintos.

De hecho, el científico Gilles-Eric Séralini, responsable de la Comisión francesa de "Gene" Biomolecular (CGB) para evaluar los riesgos de las plantas genéticamente modificadas, señaló: "Este maíz transgénico no debe ser permitido ni como alimento humano ni como forraje. Si una prueba de laboratorio produce estos impactantes resultados, todos los experimentos deben ser repetidos"[2].


Nota del Editor
[2] Anexo Reporte del Profesor Gilles-Eric SERALINI, de la Universidad de Caen, Francia sobre el documento de Monsanto sobre maíz Mon 863.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©