Combate y equilibrio.



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Una de las cosas que tienen en común prácticamente todas las formas de combate, pelea o lucha cuerpo a cuerpo sin armas, es la atención que debe ponerse al equilibrio. Tanto al equilibrio propio como al equilibrio del contrario.

En algunas artes marciales, el aprender como mantenerse equilibrado al mismo tiempo que se busca desequilibrar al oponente, resulta ser la base y el fundamento de su práctica y enseñanza. El judo y el aikido, son dos ejemplos de artes marciales en la que el equilibrio y el desequilibrio son fundamentales, ya que el equilibrio se lleva al extremo transformándolo en sinónimo de control, al tiempo que el desequilibrio se lleva a su límite máximo, su resultado más lógico: la caída. En este tipo de artes marciales la fuerza de gravedad y la dureza del suelo dos de los aliados más importantes para derrotar al rival.

Pero el resto de las formas de combate corporales también de forma directa o indirecta buscan el equilibrio propio y el desequilibrio del contrario. En el boxeo por ejemplo, aunque no persigue dañar con la caída al contrincante, sino con los golpes previos, SI persigue igualmente su desequilibrio y su caída "permanente" para poder cantar victoria, y por el contrario, lógicamente, el equilibrio propio en detrimento del ajeno.

Pero incluso aunque un tipo de combate no persigan la caída del rival, igualmente los equilibrios y desequilibrios a los que se ven sometidos dos combatientes siempre son factores importantes a tener en cuenta en cualquier arte marcial que se precie de ser rigurosa y lógica, ya que:

1 - Nuestros golpes, patadas, luxaciones, estrangulaciones o ataques sin armas de cualquier tipo, no serán tan efectivos (o directamente no lo serán) si no estamos debidamente equilibrados, o al menos lo serán menos que si no lo estamos (serán menos eficientes).

2 - Nuestra defensa contra los golpes no serán tan efectiva, o no lo serán en absoluto, si estamos desequilibrados ("mal parados").

3 - Y lo más importante, si en una lucha perdemos el equilibrio, puede que ya "no nos dejen" recuperarlo. Sin olvidar además que muy pocas personas saben luchar en o desde el suelo, tras una caída.

Al ser bípedos, al estar erguidos sobre nuestros dos pies, y luchar sobre ellos, no queda otro opción que tener en cuenta al equilibrio.

Pero, aunque ya no parezca tan obvio, un buen manejo del equilibrio propio y del desequilibrio del contrario, es tanto o más necesario para resultar vencedor incluso en una lucha en el suelo. En "cuatro patas", o sobre nuestras espaldas, también el equilibrio cuenta mucho más de lo que puede imaginar alguien que nunca a luchado en el piso.

Haciendo equilibrio al cruzar un río
El dominio del equilibrio corporal excede el ámbito de las artes
marciales, la defensa personal o los deportes de combate.
Vemos aquí como es necesario en senderismo
para cruzar un arroyo de montaña.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©