El Gea

Cambio musical, devoción y procesos sociales:
análisis etnomusicológico de la procesión de Bandas de Sikuris del Abra de Punta Corral (VIII)

Por Ignacio Moñino - Universidad de Buenos Aires


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Si bien dijimos que a la inversa no suele darse la misma relación, es decir, que grandes cambios en el sistema musical no generaría grandes cambios en el medio social, no debe pensarse esto último en extrema rigurosidad. Una persona que se incorpora a las bandas de sikuris, puede a partir de ella adquirir ciertas herramientas que le brinden la posibilidad de lograr una identificación férrea, puede lograr también relacionarse con otras personas de manera intensa, particular y poder así constituir su subjetividad para poder desenvolverse mejor en el medio social. Lo mismo sucede con las mujeres, ¿la participación paulatina como músicas en la ejecución musical ha producido que ellas comenzaran a erradicar el machismo en otros ámbitos de la sociedad, o que gracias a que es cada vez más aceptado el rol de la mujer en la vida social es que pueden insertarse sin problemas en la ejecución en banda? Vemos así, cómo un cambio originado en el sistema estrictamente musical -en particular la permisibilidad en la ejecución instrumental de ciertos actores- podría llevar a pensar que produciría repercusiones muy grandes en el medio social -y esto quiere decir, en la relación del sujeto con sus pares y otras instituciones sociales- y no a la inversa. Pero creemos aquí, que más bien el resultado de una convergencia de fenómenos socioculturales influirían en el sistema musical para ocasionar cambios monumentales y no que los cambios estructurales musicales modificarían la forma de interactuar entre los individuos. Esos fenómenos podrían ser de distinto tipo, según la época y el sitio en que centráramos el análisis. Podrían ser: cambios a nivel consciente o inconsciente del imaginario cultural, cambios de costumbres producto de determinadas confluencias históricas, factores institucionales impuestos, factores socioeconómicos específicos de una época dada, estatales, políticos, simbólicos, etc.

Pero ¿cuáles son esos grandes cambios culturales en nuestro estudio de caso? y esto quiere decir que ¿todos los grandes cambios sociales influencian en la ejecución en banda? Frente a ésta última pregunta deberíamos decir que no. Sin embargo, si fuera posible trazar cuáles serían esos cambios producidos a lo largo de décadas y en particular durante el siglo XX, veríamos que grandes rasgos de la cultura andina en la región de la Quebrada de Humahuaca han ido cambiando. Grandes cambios estructurales, fueron producto de la situación socioeconómica que, de alguna manera u otra, siempre fue influyente a la hora de conservar ciertas costumbres. En la época de 1930, subían a recoger a la Virgen solo dos bandas. En 1990, según Machaca (2004), participaban 15 bandas, en 2003 ya había 46 bandas y en el 2004 58 bandas, por lo que si pensáramos en que la estabilidad económica es determinante a la hora de poder reproducir ciertas costumbres, éstas cifras darían cuenta del buen pasar económico de los sikuris. Pero la relación no es válida. Si bien muchos sikuris manifiestan que cada vez es más difícil poder ensayar, -como lo hacían en épocas anteriores, unos días antes de Semana Santa-, debido a que tienen que trabajar y muchos de ellos lo hacen fuera de Tilcara o de la Provincia, ellos mismos buscan las formas de poder concurrir y seguir participando de la fiesta. Aunque quizás la dificultad de no poder volver a la ciudad, o de juntarse con la banda para ensayar previamente, no se vea reflejado en la concurrencia -ya que muchos piden sus vacaciones durante esas fechas en sus trabajos- sino más bien en la producción musical. Varios sikuris manifestaron que "ya no es como era antes que se sacaban temas nuevos cada año", sino que es percibido por ellos como una falta de originalidad la creación de piezas nuevas complejas. Porque en realidad, sí se crean nuevas piezas (aunque claro que adaptándolas), y por lo general lo hacen los jóvenes, que transforman una melodía, por lo general de música popular, para ser ejecutada durante el trayecto a Punta Corral. Entonces, no es que no se creen nuevos temas, pero se piensa -por lo general es escuchado a los más grandes- que la originalidad y la espontaneidad ya no es la misma, como lo era en épocas anteriores.[1]


Notas:
1 - Según lo que pude interpretar de los tres trabajos de campo realizados, en los cuales dos incluyen ascensión al cerro de Punta Corral durante la festividad de Semana Santa en el año 2003 y 2004. En donde se realizó un continuo seguimiento, como estrategia metodológica, principalmente con los integrantes de la banda de sikuris "Los Veteranos de Tilcara" -banda fundada en 1930, que goza de gran prestigio en todo el Departamento-. Las charlas más extensas las he tenido con los sikuris de ésta banda, que comparan continuamente sus vivencias con las de sus padres y abuelos que fueron los fundadores en 1930.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©