¿Porqué las artes marciales están en decadencia? (III).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

No es casualidad que el nombre de casi todas las artes marciales contenga la sílaba o el idiograma "DO". "DO" significa camino o doctrina, y como tal no puede más que implicar un esfuerzo continuado en una misma dirección para lograr algo: los resultados instantáneos están totalmente al margen de las artes marciales, y quizás por eso las artes marciales están quedando al margen de una época que busca resultados inmediatos como es la actual.

En definitiva, se ha olvidado o no se quiere ya aceptar que, tal como nos enseña una vez más una de las máximas de Jigoro Kano "El fracaso en la competición y en el entrenamiento, no debe ser motivo de desaliento o aflicción, pero es señal de la necesidad de una mayor práctica y de esfuerzos mas continuos".

2 - Sobre lo segundo, la decadencia de oriente culturalmente hablando, poco podemos decir como artistas marciales más que lo que ya hemos dicho.

Pero hay algo que es necesario recalcar: las artes marciales inundaban todo el sistema educativo oriental, y aunque incluso hoy en gran medida se mantienen estas tradiciones más que en occidente (donde nunca se llegó a implantar del todo), ya no sucede en algunos casos tan estrictamente como sería deseable.

Las artes marciales, "modificadas" en o por occidente, retornaron a oriente con ciertas mejoras técnicas en muchos casos, pero (sobre todo) con la decadencias a nivel filosófico y educativo que implica la "competitividad" mal entendida (ganar es el objetivo final) y el "propietariado" (todo tiene un dueño, todo es venido o comprado) que caracteriza a la civilización occidental contemporánea.

Si un arte marcial no se entiende como una forma de educar a una persona, una forma de autoeducación o (mejor dicho) de autodisciplina, no se logrará nunca que las artes marciales se perpetúen, sino todo lo contrario, lo que ocurre hoy: que involucionen. Que se pierdan en meras prácticas aisladas como un divertimento más, desprovisto de una filosofía o de una razón de ser. Por algo Jigoro Kano dijo: "El valor de una cosa depende de la forma en que se aborda mentalmente, y no de la cosa en sí misma."

Las artes marciales no se ven ya como una forma de vida, sino como un simple "pasatiempo" más de una sociedad ociosa, aburguesada, como es en general la sociedad occidental u occidentalizada, aculturizada del oriente actual. Se me antoja llamarlo el síndrome de "ver los juegos olímpicos por televisión tirado sobre un cómodo sillón, pese a que nunca he practicado deporte" o el síndrome de "práctico deporte porque voy al gimnasio ha hacer sociales".

O también, como una forma de matar, atacar o defenderse simplemente. Una "forma de combate" no un arte marcial. Se ha olvidado que las artes marciales forman "artistas", no "combatientes". Para esto último existen las carreras militares.

Intento de estrangulación con la mano desnuda (hadaka jime) desde una posición clásica de lucha en el suelo en un entrenamiento de judo.
Intento de estrangulación con la mano desnuda (hadaka jime) desde
una posición clásica de lucha en el suelo en un entrenamiento de judo.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©