¿Y el espíritu explorador? (II).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Bugs Bunny, sin embargo, no encontrará en esta época naves espaciales transportando exploradores hacia la Luna o a Marte o cualquiera de los planetas del sistema solar, aunque técnicamente es posible incluso desde los años 80 o antes aún. Entonces ¿Por qué no estamos ya allí?

Para responder a esta pregunta nos servirá recordar el hecho histórico considerado como las expedición de exploración por excelencia: los viajes de Colón.

Cuando Colón realizó sus viajes para "descubrir" América (sobre todo desde el punto de vista americano[1], decir que Colón realmente descubrió América sería un insulto) necesitó para dicha empresa un financiamiento considerable, que solo pueden proporcionar los ricos o los gobiernos; en esa oportunidad, ambos caracterizados por los Reyes Católicos del Reino de Castilla la Mancha. Sin este apoyo financiero algo posible se transformaba en casi impracticable. Lo que motivó el desembolso de tal cantidad de doblones fue, para que negarlo, en última instancia, la posibilidad de ganar más doblones aún con dicha empresa...lo cual, dicho sea de paso, resultó un negocio "redondo" (si obviamos, por supuesto, los crímenes de lesa humanidad que se cometieron para llevarlo a cabo y las consecuencias que a largo plazo trajo esta política explotadora, esclavista y genocida para el futuro Reino de España).

Por lo tanto, en resumen, para realizar actividades o expediciones de exploración de grandes características, o de características históricas, como fue en el siglo XVI cruzar el Atlántico, o en esta época viajar a otro planeta, es necesario disponer del dinero necesario[2] y una motivación que lo justifique, motivación esta última que en el caso de los exploradores implicados la constituye principalmente el placer de explorar, de pisar donde nadie a pisado antes; y en el caso de los que ponen el dinero, del "mecenas" (y salvo en las raras excepciones en que el explorador se autofinancia) suele ser la obtención de más dinero, o de poder (político), de fama, o de todas estas cosas juntas.

Mientras que los gobiernos no quieren gastar el suyo en realizar una exploración de los lugares aún inexplorados que obligan a la inversión de gran cantidad de dinero, si de allí no sacarán un rédito económico o geoestratégico (militar) a corto plazo (antes de que termine su mandato). Me refiero a lugares tales como, en la Tierra, las profundidades del mar; y fuera de ella, todo, el espacio, "la última frontera".

Un grupo de exploradores del Gea ingresando a un valle inexplorado (hasta ese momento...).




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©