El Gea

Mutilaciones de Ganado en Argentina 2002 (II)
El Informe Total

Por Gustavo Fernández - MysteryPlanet / Al Filo de la Realidad

QUINTA PARTE



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Así que esta primera hipótesis supone que cierto grupo (es bizantino discutir aquí si militar, de inteligencia, nacional o extranjero (aunque mi presunción apunta a operadores locales con know how posiblemente norteamericano) sí sabían con antelación a la oleada de apariciones OVNI que estaría por producirse, determinando con bastante precisión su marco temporal y localización geográfica. Habida cuenta de la histeria dominante en esos ámbitos en cuanto a censurar el acceso de la opinión pública a muchas verdades aún ocultas del fenómeno que nos ocupa, y preguntándonos, teniendo en mente la oleada del '68 (que tanta impronta dejó, sin Internet, canales de cable, proliferación de medios radiales y televisivos), sabiendo que la opinión pública de esta época no sólo no acusa la misma dependencia conceptual que de los poderes acusaba la de la década del sesenta, qué hubiera pasado de difundirse masivamente esta oleada en particular. ¿Habrían tratado de convencernos de explicaciones atmosféricas y alucinatorias, se resucitaría el "informe Condon", la prensa deglutiría con igual indiferencia y banalidad esos argumentos? ¿O, por el contrario, se harían preguntas difíciles, se exigirían contraencuestas, los testigos habrían tenido espacios de debate de sus experiencias más amplios? Estoy absolutamente convencido de que los espacios de poder necesitaban "descomprimir" el interés público por esta oleada OVNI, ya sea porque la ofensiva investigativa privada pudiera llegar a ser molesta, ya porque existe en muchos países una legislación. En los años '70, tuve oportunidad de acceder a un confidencial manual de operaciones de inteligencia de uno de los tantos grupos políticos clandestinos de entonces, seguramente el que dejó una marca más polémica en nuestra historia: Montoneros. De él, recuerdo un concepto interesantísimo -y recordemos que las tácticas de guerra psicológica, más allá de las ideologías, son similares en todas las organizaciones, lícitas o ilícitas, que se dedican a la confrontación armada-: si se desea distraer y confundir a la opinión pública sobre un evento o serie de eventos determinados, conviene ahorrar tiempo y recursos no generando nuevos eventos que enmascaren al anterior, sino tomando situaciones preexistentes y, por así decirlo, deformándolas, exagerándolas o pervirtiéndolas, eclipsar el evento sobre el que se desea desviar la atención. Así que postulo que ese grupo X, deseoso de que no trascendiera -por lo menos con la fuerza de los propios hechos- la inminente oleada OVNI que estaba por producirse (y que, como hemos visto, tuvo sucesos espectaculares de teletransportación, testigos calificados, levitación de vehículos, etc.) generó artificialmente buena parte de la oleada mutilatoria. Algunas depredaciones fueron realizadas con más fortuna y tecnología que otras, dejando pistas tal vez para confundir aún más la dirección de las investigaciones (la Ford Ranger que refiriéramos respecto a la localidad de Quemú-Quemú, la aparición de "oxindol", el dato aportado por la investigadora Pérez Simondini en el sentido que habría aparecido un transcomunicador de radio (handy) junto a uno de los animales mutilados. Seguramente algunos -sólo algunos- de los animales sí fueron atacados por el "hocicudo rojizo", algunos otros lo habrán sido por la "víspula germánica", y, quién sabe, unos pocos tal vez formaron parte de la operatoria de la propia inteligencia que se mueve detrás de los OVNI (realmente no estoy muy convencido de esto último; pero hago la salvedad por honestidad intelectual frente a los trabajos de mis colegas que sí defienden ese punto). Pero lo que se buscó, y logró, es que se unificara, de cara a la percepción colectiva, el conjunto de mutilaciones, de manera tal que los miles de analistas y "opinadores" del fenómeno están buscando una única respuesta a todas las preguntas, cuando en realidad parecen ser varias las mismas. Es decir, distintas causas que encuentran su unificación sólo en la estrategia de quien manipuló el fenómeno.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©